¿A partir de qué edad es bueno que el niño tenga móvil?

0
162

Los teléfonos móviles se han convertido en un instrumento cotidiano. Tanto es así que los niños cada vez los reclaman a edad más temprana. Sin embargo, no todas las edades son adecuadas para recibir el primer móvil.

¿A partir de qué edad es bueno que el niño tenga móvil?

Sin duda para los padres hoy en día decidir cuál es la edad adecuada para que el niño tenga su primer smartphone es todo un reto. Y lo es porque, además, ni siquiera los expertos se ponen de acuerdo al respecto.

Los estudios realizados en países como estados unidos arrojan datos un tanto preocupantes. Por ejemplo el estudio realizado en 2013 sobre el uso de medios Common Sense Media mostraba como el 38% de niños menores de dos años utilizaba de manera habitual dispositivos móviles.

La tendencia es de crecimiento constante en el uso de las nuevas tecnologías y los dispositivos proveedores a menor edad. Si bien es cierto que hoy en día directamente hablamos de generaciones nativas en lo que a tecnología se refiere, es decir, con un contacto inmediato con las tecnologías casi al nacer, no es menos cierto que no está garantizado en absoluto un buen uso de ellas según las edades.

Sin ninguna duda es responsabilidad de los padres garantizar el buen uso de los nuevos modelos de comunicación por parte de los niños, y, como parte de este buen uso, decidir el momento justo en el que es adecuado que un niño reciba su primer móvil. También es importante no dramatizar. El uso responsable y supervisado de las nuevas tecnologías puede resultar tremendamente beneficioso para el desarrollo personal y competencial de los niños.

Y es que, en la actualidad más del 80% de los adolescentes utilizan Internet a través de dispositivos móviles de manera constante.

A qué edad es adecuado el primer móvil

No hay una respuesta exacta a esta pregunta. Realmente tiene más que ver la madurez del niño que con la edad. Es evidente que todos los niños no tienen la misma madurez a la misma edad.

Aquí debemos luchar con un problema serio, el efecto llamada que supone que muchos niños puedan tener un dispositivo móvil mientras nuestros hijos aún no lo tienen. Esto no significa en absoluto que lo deban tener, sólo que existe ese condicionante. Generalmente, y a pesar de ver cada vez niños más pequeños manejando estos dispositivos de manera habitual, la edad más recomendable se establece en la pre adolescencia.

Cuando los niños con 12 o 13 años tienen hábitos saludables, respetan las normas de convivencia y pueden llevar una vida adecuada en cuanto a adquisición de conocimientos, relaciones y sociabilidad, pueden perfectamente administrar de manera correcta el uso de estos dispositivos. Ojo, siempre con supervisión.

Es cierto que existen algunos elementos que pueden aconsejarnos, como padres, proporcionar teléfonos móviles a edades inferiores. Por ejemplo la seguridad y el control que nos proporciona el hecho de poder contactar con nuestros hijos o tenerlos localizados de manera más o menos constante. Sin embargo, aquí también entra en juego el tipo de servicio que el dispositivo móvil puede tener: no es lo mismo un dispositivo móvil orientado exclusivamente a las llamadas que otro que cuenta con conexión a Internet.

Cómo debe utilizar el móvil el niño

Como veíamos antes no es fácil determinar la edad a la que el niño debe tener acceso a su primer móvil. Tampoco es sencillo determinar qué servicios debe tener este dispositivo al principio.

Sin embargo, en lo que sí existe consenso es en la importancia de fomentar el uso racional de los dispositivos móviles y, fundamentalmente de la conexión a Internet.

Lo primero es la limitación de tiempo sobre el uso de estos dispositivos. No se trata sólo de móviles, es importante que también exista limitación sobre el uso de tablets, consolas, etcétera.

Una buena idea es establecer aquellos períodos en los que el uso es más adecuado y los que directamente restringen dicho uso. Por ejemplo, no utilizar el móvil en las comidas familiares, los paseos, o las actividades en familia. Por supuesto no utilizar el móvil mientras se realizan tareas escolares, mientras estudia o mientras se realiza una tarea acordada en el entorno familiar. Lógicamente aquí, como padres, debemos predicar con el ejemplo, difícil será que exijamos desconexión durante las comidas si no desconectamos nosotros mismos.

En definitiva, el primer móvil no es recomendable antes de los 12 años, pero, en cualquier caso, lo verdaderamente importante es el control posterior sobre su uso.

Imagen de Flickr

Source: Salud

Comentar con facebook

No hay comentarios

Dejar respuesta