Aborígenes de Chaco y Formosa denuncian que son utilizados y amenazados para ingresar droga al país

Organizaciones mafiosas que manejan el narcotráfico utilizan a integrantes de pueblos originarios del norte del país, como los quom y wichis, para que ingresen marihuana, cocaína y drogas sintéticas a la Argentina desde naciones limítrofes, bajo amenaza de muerte para sus familias, según denunciaron los propios damnificados.

0
42

Los caciques de las tres principales etnias de Formosa y Chaco solicitaron un encuentro con la ONG Asociación Antidrogas de la República Argentina (AARA), con el objetivo de realizar un relato detallado del dramático problema, al mismo tiempo que requirieron soporte para encontrar alternativas o posibles soluciones.

“Tienen miedo. Los mantienen amenazados para que cumplan con sus órdenes. Actúan con extrema violencia. Y lo que estamos denunciando es que estos pueblos originarios no pueden resultar abandonados por el Estado, sus organismos y autoridades”, explicó Claudio Izaguirre, titular de AARA.

En un informe, la organización que lucha contra el narcotráfico y fue reconocida por la propia DEA explicó: “Se realizó una cumbre de caciques el pasado 24 de junio en una ciudad de la provincia de Chaco, en la que las autoridades de estos pueblos aborígenes decidieron comenzar a romper el muro de silencio y el miedo para pedir ayuda a nuestra Asociación Antidrogas de la República Argentina”.

Al respecto, Izaguirre mencionó: “Esta cumbre, que ahora decidimos en conjunto dar a conocer, se dio en el marco de la desesperante situación que viven sus comunidades en temas de prevención, asistencia de adictos y lucha contra el narcotráfico”.

“Reunidos el cacique qom Juan Cantero de Castillo, el cacique wichi Ariel Fabián de Sauzalito, y el cacique moqoit (mocoví) Romualdo Maldonado, decidieron pedir ayuda frente a la situación caótica en adicciones que viven sus comunidades y el permanente asedio por parte de narcotraficantes que sufren centenares de sus familias”, manifestó el especialista.

 En relación al accionar de éstas bandas, el experto explicó: “Los narcotraficantes de diversas organizaciones criminales utilizan a las familias de estas etnias para el tráfico de drogas en el norte de Argentina bajo coacción y amenaza de vida a los niños de esas familias”.

La modalidad llega al extremo de recurrir a amenazas de muerte de los niños si no siguen sus instrucciones. “Lo que nos contaron los caciques es que las bandas les proporcionan dos teléfonos celulares. Uno de los integrantes de la familia debe ir del otro lado de la frontera a quien se le entrega la mercadería para que la cruce, el otro familiar del lado argentino monitorea el ingreso y toda comunicación debe hacerse en el idioma de la etnia”, dijo Izaguirre.

Asimismo, manifestó que “estas etnias utilizan lenguas muertas que son desconocidas para los integrantes de las fuerzas de seguridad, lo que hace casi imposible el seguimiento mediante la utilización de tecnología mediante inteligencia”, precisando que “con los diálogos cerrados, van combinando y logran un paso de drogas efectivo y sin intervención alguna por parte de las fuerzas de seguridad en todo su trayecto”.

El narcotráfico parece haber inundado estas comunidades con drogas como metodología de dominación y captación de los adolescentes y como último recurso los caciques levantan su voz en pedido ayuda a la asociación antidrogas.

Comentar con facebook

No hay comentarios