Apareció sin vida la madre de Lucas Carrasco en Guaymallén

Tras más de tres años de lucha para que se haga justicia por el asesinato de su hijo, lapso durante el cual recibió varias amenazas.

0
478

Reconocida como una luchadora y muy querida en el seno del club Independiente Rivadavia, del cual era fanática como su hijo, desde el fallecimiento de Lucas aquel fatídico 14 de marzo de 2014, dedicó su tiempo a exigir justicia, algo a lo que lamentablemente no pudo acceder tras más de tres años de la pérdida de su ser querido. Incluso fue miembro de la organización “Familiares de Víctimas del Gatillo Fácil” y una activa partícipe de las marchas de #NiUnaMenos.

Su familia había radicado una denuncia este viernes por desaparición, luego de que Viviana discutiera con su pareja y saliera de su casa, sin abrigo ni dinero. En las redes sociales publicó un triste mensaje en el cual pedía perdón y anunciaba su cansancio de “remar contra la corriente”.

La trágica noticia llegó el sábado al mediodía, cuando su cuerpo fue hallado en Guaymallén, en la intersección del Acceso Este y calle Hilario Cuadros. Desde el ministerio de Seguridad informaron que habría dejado una carta y la principal hipótesis es que se habría suicidado.

Su lucha por justicia para su hijo

Lucas falleció en el hospital Central dos días después de recibir un impacto en la cabeza de un gas lacrimógeno en las inmediaciones del estadio Bautista Gargantini, cuando se generaron disturbios por un corte de energía previo al encuentro que Independiente debía disputar ante Instituto de Córdoba. Testigos afirmaron que el joven protegía a su hermano menor cuando sufrió el golpe del elemento que fue arrojado por un policía.

El caso llegó a juicio con un imputado, el policía Diego Guzmán, quien según la instrucción del fiscal Daniel Carniello se encontraba en la zona donde fue lanzada la granada. Varios testigos lo señalaron como responsable. El proceso inició el 28 de julio de 2016 en la Segunda Cámara del Crimen, con un tribunal conformado por Roberto Uliarte, Ariel Spektor y el hoy juez supremo José Valerio. El hombre llegó con una acusación por ‘homicidio culposo e incumplimiento de los deberes de funcionario público’.

No obstante, nunca pudo leerse la sentencia a raíz de que, tras un par de audiencias, la definición pasó a un cuarto intermedio y luego de una serie de dilaciones a causa de una licencia por enfermedad presentada por Valerio, el proceso se cayó porque el Código Procesal Penal establece que un juicio no puede suspenderse más de quince días. La polémica surgió cuando la querella conoció que el magistrado había acudido a dar clases la misma jornada en la que vencía el plazo previo a la anulación.

Debía realizarse un nuevo juicio, pero Valerio fue nombrado juez de la Corte y la Cámara quedó funcionando con dos miembros, por lo cual siguió dilatándose.

Comentar con facebook

No hay comentarios