Bajar las persianas, desnudarte y otras alternativas para combatir el calor

0
311

En este verano tan de extremos que estamos viviendo no está de más saber como combatir los días de calor extremo que hemos sufrido hace un par de semanas…

Seguro que en estos primeros días de este verano que estamos viviendo ya hay discusiones y opiniones dispares sobre la utilización del aire acondicionado en tu coche, en el trabajo o en casa. El aire acondicionado no es la panacea y hay otras formas de refrescarte o de no pasar tanto calor sin necesidad de usar estos aparatos, sobre todo, en casa. La primera de ellas es muy sencilla y es tomar mucha agua. Si mantienes tu temperatura corporal baja sentirás menos calor y la mejor manera es tomando mucho líquido, en general, y mucha agua en particular. Si eres mujer deberías consumir alrededor de 2,2 litros de agua al día, mientras que si eres hombre, alrededor de tres. Para mantener frío tu cuerpo puedes hacer helados o granizados caseros, que es una forma tan válida como la primera y menos “sosa”.

Más allá de mantener tu cuerpo fresco, también puedes mantener a salvo del calor lo que te rodea. Para ello puedes construir una fortaleza ventilada. En otras palabras, impedir que la temperatura suba y el calor se apodere de la estancia. Y es que los ventiladores no enfrían, pero sí mantienen en movimiento el aire por lo que te sientes más fresco y frío, por lo que debes colocarlos en zonas donde se facilite su movimiento. Otra buena idea es aprovechar tu frigorífico. No hablamos de ponerte delante de él con la puerta abierta, más bien de meter allí toallas o las sábanas que vas a usar para que estén frías y puedas aliviar tu temperatura cuando duermas. También puedes meter compresas o trapos para ponerlos luego sobre tu cuerpo.

Otra gran idea es mantener fuera de tu casa el sol y el calor con cortinas que bloqueen el calor, incluso bajando las persianas ayudarás a que la temperatura de tu casa sea más baja. Cuando por la mañana haga menos calor, abre las ventanas, deja escapar el aire caliente, crea corrientes. En cuanto vuelva a hacer calor cierra puertas y ventanas y mantén tu casa en penumbra. Para dormir más cómodo y fresco no es mala idea comprar una almohada o sábana térmica, así como conocer los puntos y zonas más importantes a refrescar en tu cuerpo. Si pasas un trapo húmedo por el cuello o muñecas ayudará a que baje tu temperatura, más que en otras zonas como en la frente pese a que puedas pensar lo contrario. Poner el frio en la zona correcta de tu cuerpo también ayuda. Y como es evidente, si humedeces tu cuerpo y te desnudas, notarás la diferencia. La clave es no empaparte por completo, dúchate por la tarde a última hora y mantente hidratado. Con estas ideas podrás evitar tener que poner el aire acondicionado siempre.

También te puede interesar:

Golpes de calor, qué hacer

Consejos para afrontar una ola de calor

Imagen de Flickr

Source: Salud

Comentar con facebook

No hay comentarios

Dejar respuesta