Carta en apoyo a los Docentes

Te invitamos a leer una misiva escrita por padres y madres de los alumnos de la Escuela N° 1-035 Presidente Quintada. La misma, visibiliza su acompañamiento hacia los maestros y el reconocimiento del papel fundamental en la trayectoria escolar de sus hijos/as.

0
3883
Aulas Vacias (radiolt41)

En un escrito realizado por padres, madres y familiares de los alumnos y alumnas que asisten a la Escuela N° 1-035 Presidente Quintada, ubicada en calle San Lorenzo 758,  se pone de manifiesto, la situación atravesada por los trabajares de la educación ante la medida llevada a cabo los días 6 y 7 de marzo, debido a que no se respetara el aumento que los gremios habían expresado a las autoridades. El Gobernador de nuestra provincia, Alfredo Cornejo, comunicó a los medios el día lunes que “El Paro del Sute ha sido un fracaso” y agregó “Hay una alta asistencia de alumnos, ya que muchos padres llevaron a los chicos a las escuelas y me imagino que mañana va a ser normal, porque los padres ya saben que los docentes acudieron masivamente a clases”.

La misiva enviada a nuestro diario, nos muestra la otra realidad, que se vivió durante dos días en Mendoza:

Ante los dichos del Sr. Gobernador Alfredo Cornejo, del Director General de Escuelas el Sr. Jaime Correas, y de tantos periodistas y opinólogos que se han escuchado los últimos días sobre el conflicto salarial y la crisis docente, es que un grupo de Padres de la Escuela Presidente Quintana, nos hemos autoconvocado para darle apoyo a nuestros docentes y dar nuestra opinión sobre la situación actual de nuestros educadores.

Nosotros, los padres, defendemos y apoyamos en todas sus manifestaciones las protestas docentes, tanto salariales como por las malas condiciones laborales (ítem aula y desprestigio manifiesto o no, de parte de las autoridades), que necesitan ser revisadas y analizadas, por el bien de nuestros niños, de nuestros maestros y profesores, y por último, por el bien social. Ya que es sabido que los docentes son profesionales, polivalentes que realizan una multiplicidad de tareas dentro y fuera del aula, que acompañan a nuestros hijos en su trayectoria escolar, actuando como médicos, psicólogos, trabajadores sociales y con frecuencia les dan fotocopias y materiales a tantos niños que lo necesitan (plata que sale de su bolsillo), todo por un sueldo que es indigno, y que en muchos casos lo perciben dos a tres meses después, si este es suplente. Esta situación atenta contra todos los derechos humanos, y laborales, ya que nos preguntamos ¿cómo hace ese maestro para vivir, y darle de comer a sus hijos? ¿Por qué se los castiga, si cumplen la función más digna que hay? ¿Por qué no se los recompensa, luego de haber sacrificado tiempo, salud, y hasta la atención de sus hijos, luego de haber estudiado de cuatro a seis años en una facultad, realizando capacitaciones y cursos, entre otras cosas más? ¿Cuántos cargos y horas tiene que tener este docente para sobrevivir, entre la inflación y el stress laboral? Estas preguntas nos las hacemos, teniendo las respuestas atragantadas en nuestras gargantas, ya que nos duele que a nuestros grandes ayudantes en la crianza de nuestros niños se los maltrate, se los desprestigie y menosprecie con medidas como el ítem aula, que no solo no les permite realizar una protesta o paro que están en su derecho a realizar y del cual nosotros, los padres, apoyamos en su totalidad. Además, pensamos que es una vergüenza el ítem aula, que como medida chantajista, atenta contra la vida de todos, ya que hay muchos docentes que van enfermos a las escuelas con peligro de contagio a otros, por el temor del descuento; y que esto para nada puede ser culpa de ellos, sino de quien los obliga mediante esta medida a tener que preferir ir enfermo y contagiar a otros, o que su situación de salud se agrave por no tener el reposo necesario.

Es por este motivo, y no otro que los días 6 y 7 de marzo no mandamos a nuestros hijos a la escuela. Esto lo aclaramos, porque estamos cansados de escuchar a opinólogos decir expresiones como: “Pobrecito los chicos, las maestras no van porque están parando”, “que malos los docentes por hacer huelga, los chicos pierden días de clase”, entre otros. Como verán, nosotros los padres, pensamos y defendemos la lucha docente, porque queremos que cobren un sueldo digno, que tengan el derecho de huelga como cualquier trabajador (art. 14 bis Constitución Nacional) y que no tengan miedo de faltar por el ítem aula, y por eso no consideramos que nuestros niños sean “pobrecitos” y que les estamos enseñando a nuestros hijos el valor de defender con justicia a la educación y a sus docentes. Ante todo, esto y más es que nos reunimos y redactamos esta nota para dar nuestro apoyo y total defensa a nuestros grandes educadores.

Padres de la Escuela Presidente Quintana.

Comentar con facebook

No hay comentarios