Cinco claves para conciliar trabajo y familia

Siempre se habla de la necesidad de conciliar la vida laboral y familiar, y se suele poner el foco en la mujer, por desgracia. Aquí traemos cinco consejos de personas que triunfan en el mundo laboral y familiar.

0
270
Imagen de Flickr

Siempre se habla de la necesidad de conciliar la vida laboral con la familiar. ¿Y qué pasa con nuestra salud? ¿Dónde queda ese espacio del día para ti? Hay personas, sin embargo, que lo tienen superado, que se han adaptado a los tiempos y cuentan con espacio en las 24 horas del día para hacer de todo. Son triunfadoras en el trabajo y en casa. Es evidente que cuando una persona, más, por desgracia, las mujeres, tiene familia, la conciliación parece más complicada, pero existen ejemplos de personas que consiguen conciliar y ser felices y lo hacen siguiendo una serie de parámetros.

El primer consejo es la planificación. Es clave. Para ello programa en tu agenda cada actividad en tiempo real, cuánto tiempo le vas a dedicar a cada cosa y cumple con ese programa. De esta forma, el día te rendirá más y podrás hacer más cosas. Es evidente que habrá actividades prioritarias sobre otras y la familia debería estar siempre en el número uno. Perderte actividades de tus hijos no tiene remedio, hacer actividades propias del trabajo, sí.

El segundo es solucionar tus problemas personales. No te guardes nada, habla e intenta solucionarlos, ya que tu bienestar emocional depende en gran parte de ello. No te guardes nada negativo porque si no podría convertirse en una bomba a punto de estallar y eso hará que no rindas ni en casa ni en el trabajo.

El tercero es la comunicación. Es vital. Si no decimos lo que nos pasa, lo que necesitamos, lo que queremos, no nos lo van a dar. No podemos esperar que las personas hagan las cosas como nosotros queremos si no les decimos como lo queremos. Y eso vale para el trabajo y para casa. Hay que tener también empatía con el otro para que todo vaya bien.

El cuarto es tomar buenas decisiones. Elegir a las personas ideales para cada cuestión de nuestro día a día con el fin de mantener el equilibrio. En un negocio, por ejemplo, todos buscamos personas que nos den soluciones y no problemas. Debemos encontrar el equilibrio entre personas y elegir a las que mejor pueden hacer cada cosa.

El quinto es aprender a delegar en el trabajo. Un buen líder no es el que hace todo, sino el que sabe lo que tiene en su equipo, ya sea en casa o en el trabajo, y confía en ellos para que hagan labores específicas. Serás un buen trabajador o una buena trabajadora y a la vez tendrás tiempo para ser padre o madre. Debes conocerte a ti mismo. Hacer varias cosas está bien, pero querer tener el control de todo al mismo tiempo es una locura. Debes analizar cuáles son tus fortalezas y tus debilidades, y reconocer que hay personas que se mueven mejor que tú en determinadas áreas y que serán más efectivas que tú.

Source: Salud

Comentar con facebook

No hay comentarios

Dejar respuesta