Cómo funciona el pecho durante la lactancia

0
280

Durante el periodo de lactancia el pecho de la mamá tiene un comportamiento muy particular. Vamos a tratar de descubrir cómo funciona el pecho durante la lactancia.

Cómo funciona el pecho durante la lactancia

Es importante que tengamos en cuenta que una de las principales características de las glándulas mamarias en la mujer es la de la capacidad que poseen para someterse a cambios morfológicos en la etapa reproductiva. Esto es especialmente significativo durante el embarazo.

Durante el proceso de embarazo se produce una auténtica expansión del tejido profundo y una adaptación del pecho que le permite segregar leche materna. Posteriormente esta expansión vuelve a su sitio ya que, según estudios recientes, los mismos mecanismos que se encarga de la regeneración alveolar para un próximo embarazo se encargan de la readaptación del pecho tras la lactancia.

Pero volvamos al principio. Durante el periodo de embarazo las glándulas mamarias se ramifican y las células secretoras se multiplican. Además, durante este periodo aumenta de manera significativa los niveles de prolactina, esta es la hormona que produce leche. Sin embargo, durante el embarazo apenas van a producirse algunas gotas o incluso nada de leche ya que los estrógenos y gestágenos presentes en la placenta no permiten la acción de la prolactina.

Después de dar a luz se produce la bajada de estrógenos y gestágenos dos o tres días después y de manera progresiva, lo que se denomina subida de la leche, y que no deja de ser más que la acción libre de la prolactina.

Generalmente este periodo de dos o tres días (puede ser algo más) viene acompañado de un aumento del volumen de los pechos y cierta tensión en la zona. Con el tiempo ha cambiado la actitud hacia este periodo. En el pasado no se permitía las tomas del bebé hasta pasadas incluso 48 horas después del parto. Esto hacía particularmente duro el proceso de subida de leche en la madre, ya que los conductos de segregación incluso podían reventar.

En la actualidad esto ya no se aplica del mismo modo ni de lejos. Aún así existen diferentes visiones al respecto. Si parece que cuanto antes se inicia el proceso, es decir cuanto antes se deja al recién nacido mamar, la subida de la leche es menos evidente en lo físico, e incluso puede no generar esa hinchazón.

Son varios los que gobiernan el funcionamiento cotidiano del pecho durante el periodo de lactancia. El primero y más importante es la prolactina.

Esta hormona, como ya hemos comentado, es la que fabrica la leche. La prolactina va a responder además a las rutinas de lactancia. Esto significa que después de la alimentación del bebé esta hormona tendrá un subidón que durará unas horas, las necesarias para volver a producir el alimento. También es interesante que sepas que cuando el bebé se alimenta mucho, es decir cuando mama mucho, la prolactina generalmente responde y produce más leche. También ocurre lo inverso.

Posteriormente, con el paso de los meses volverán los ciclos menstruales y con ellos y la llegada de la menstruación vuelven a aparecer los estrógenos y los gestágenos que, como ya te hemos indicado, son los que bloquean la producción de leche materna. Aun así seguirá saliendo leche durante un periodo de tiempo. Aquí entra en juego una proteína que se denomina FIL: factor inhibidor de la lactancia.

Aunque aún no se conoce muy bien el mecanismo, parece que esta proteína tiene mucho que ver en la retirada de la lactancia con el paso del tiempo. El funcionamiento básico de la proteína es que, en la ingesta de leche materna es retirada por el niño y pasa a él, esto permite la fabricación acelerada de más leche. En el otro extremo si el niño mama poco la presencia de la proteína hace que se fabrique poca leche. Esta regulación, a medida que bajan las tomas, parece que tiene bastante que ver también en la retirada progresiva de la leche materna con el tiempo.

Imagen de Flickr

Source: Salud

Comentar con facebook

No hay comentarios

Dejar respuesta