¿Cuánto debe dormir mi niño?

0
235

Dormir es una actividad tan importante en la vida de cualquier ser humano casi como respirar o comer, pero ¿cuánto deben dormir los niños?

¿Cuánto debe dormir mi niño?

Una de las cuestiones de las que todos sabemos es de cuánto deben dormir los niños. Normalmente lo relacionamos con nuestra propia experiencia. Ahora hay muchos padres que deciden unos horarios muy estrictos para que sus hijos duerman un determinado número de horas, para imponerles rutinas de horarios, mientras que no son menos los que hacen buenas las palabras de algunos pediatras que señalan que el niño debe dormir a demanda. Es decir, cuando le apetezca.

En lo que sí podemos estar de acuerdo todos, es que los niños necesitan un mínimo de horas de sueño y que depende de cómo sea el niño y de la edad del mismo. Y es que la calidad de sueño de un bebé, de un niño, afecta a su propia salud. Siempre hay momentos que son más dificultosos que otros, como el paso de una cuna a la cama o de la habitación de los padres a la suya propia. Y es que el sueño es una necesidad y un hábito fundamental para los niños. Descansar bien es clave para el desarrollo y el bienestar del menor lo que favorece la atención, la memoria y ayuda a consolidar el aprendizaje, amén de mejorar el comportamiento.

Por regla general los niños, hasta los seis meses, no tienen desarrollado su reloj interno. Pueden llegar a dormir entre 16 y 20 horas al día. Sólo a partir del tercer mes, los bebés pueden llegar a dormir entre seis y ocho horas por las noches sin interrupciones. Ya a partir del cuarto mes los bebés deberían dormir en su habitación y es importante que aprendan a distinguir entre el día y la noche, momento este de un sueño más largo. La rutina de horarios y actividades es la mejor forma de que los bebés concilien mejor el sueño. Lo suyo es que el bebé, a los seis meses, duerma tres horas durante el día y 11 horas por la noche.

Sobrepasado el primer año de vida y hasta los cuatro años, los bebés tienden a echarse siestas más cortas, de una o dos horas,  mientras que aumentará su sueño de 10 a 13 horas. Es aconsejable mantener una rutina: baño, cena, cuento, música relajante y a dormir. Esto hará que los niños interioricen que dormir es una actividad y necesidad más de las que desarrollan durante todo el día. A los dos años, el niño ya eliligirá el pijama, el peluche y el cuento a leer. Esto le hará partícipe de la rutina. Cuando llegan a los tres años, la siesta será de una hora y por la noche deben dormir entre 10 y 12 horas para sentirse descansados. Ya con cuatro, algunos dejan de dormir siesta.

Al llegar a los seis años y hasta los nueve, los niños necesitan alrededor de 10 horas de sueño por la noche. Es interesante que, antes de dormir, los niños compartan cuentos, música y conversaciones con los padres ya que son buenas formas, rutinas, de prepararles para el sueño. Ya a partir de los 10 años, los niños necesitan nueve horas durante la noche, aunque también depende de cómo estén de relajados o cansados.

Y, aunque no son niños, es destacable que cuando el sujeto llega a la adolescencia puede aumentar la necesidad de horas a dormir otra vez. Normalmente los adolescentes duermen siete u ocho horas, pero algunos estudios dicen que es insuficiente provocando un aumento de la somnolencia diurna, provocada por una hormona denominada melatonina, que hace que el adolescente con siete u ocho horas se sienta cansado. Este síndrome se llama de la Fase de Sueño Retrasada. Esto indica que los adolescentes deberían dormir, quizás, nueve o diez horas, como cuando eran niños.

Imagen de Flickr

Source: Salud

Comentar con facebook

No hay comentarios

Dejar respuesta