Cuánto puedes ahorrar si contratar el seguro de vida al margen del de la hipoteca

0
178

Cuando decimos que una hipoteca con el banco es como un matrimonio no lo hacemos sólo porque los préstamos sean a 35 años vista, también por el compromiso más allá de la hipoteca. A la hora de conceder un préstamo hipotecario el banco va buscar la máxima vinculación. En otras palabras, que contratemos muchos productos financiers. Quienes ya están hipotecados lo tienen muy claro.

Planes de pensiones, fondos de inversión , cuenta nómina y todo tipo de seguros nos ayudarán a reducir el diferencial que pagamos en la hipoteca. Es decir, cuanto mayor sea la vinculación, mejores serán las condiciones del préstamo. Además, hay tres productos que son prácticamente condición sin e qua non para que nos concedan la hipoteca: domicilar la nómina, el seguro de hogar (obligatorio en su versión de seguro de incendios) y el seguro de vida vinculado a la hipoteca. Este último es una lógica protección que el banco busca en caso de que haya algún problema.

Antes de dar el “sí quiero” conviene hacer números. Y es que como punto de partida los seguros de vida del banco son un 48,3% más caros que los de una aseguradora según un estudio elaborado por Global Actuarial. La consultora utilizó para este supuesto un capital de 120.000 euros con coberturas por fallecimiento e invalidez permanente. Como media, el seguro de vida con el banco costará 622 euros por los 420 euros de media con la aseguradora.

Estas cifras ya ponen de relieve que el seguro de vida del banco puede no ser la mejor opción. Si además se trata de un seguro de vida vinculado a la hipoteca, la balanza se decanta todavía más a favor de las compañías de seguro. El motivo es que este tipo de pólizas suelen ser ligeramente diferentes de las tradicionales de vida. Para empezar pueden incluir al banco como beneficiario del seguro, cuyo importe se destinaría a liquidar el remanente de la hipoteca.

Además,  la evolución de la prima puede no siempre ser la idónea. Para entenderlo mejor, con cada año que pasa la cantidad contratada será menor ya que poco a poco se irá pagando la hipoteca. Esto debería tener un impacto sobre el precio del seguro de vida vinculado, que debería mantenerse o evolucionar a la baja. Es fácil que si preguntamos en el banco nos comenten que la prima sube porque nos hacemos mayores. La edad influirá, lógicamente, en el precio del seguro, pero este efecto debería contrarrestarse con la menor cuantía del préstamo.

Por último, existe una práctica muy extendida entre los bancos: financiar también el seguro de vida con una prima única e incluirla en el montante total de la hipoteca. Esto consiste en sumar el montante del seguro de vida dentro del préstamo hipotecario por el total durante toda la vida de la hipoteca o los primeros años. La entidad hablará de la comodidad de dividir el pago del seguro en pagos mensuales que, además, se incluyen en la hipoteca. No hay que dejar engañarse. Al hacer eso, nos están prestando más dinero y, por lo tanto cobrar más intereses.

A esto hay que añadir que los bancos cargan suculentas comisiones sobre los productos que venden, sean propios o de otras aseguradoras. Contratar directamente es más barato.

Si no queremos pagar de más por el seguro de vida vinculado a la hipoteca hay dos cosas que podemos hacer:

Comparar precios con otros seguros. ¿Quieres saber si pagas demasiado? Lo primero será saber cuánto te costaría un seguro al uso. En este enlace puedes calcular tu precio para un seguro de completo y flexible.

Renegocia cada año la renovación de tu seguro de vida. No tengas miedo a acudir al banco y pedirles que te rebajen la prima del seguro vinculado. Recuerda que los bancos son muchas veces mediadores y que trabajan cargando una comisión sobre el seguro. Es fácil que puedan rebajarla.

Para terminar, si quieres cambiar tu seguro, no olvides que debes avisar por lo menos con dos meses de antelación al banco para que surja efecto.

Imagen de Flickr

Source: Salud

Comentar con facebook

No hay comentarios

Dejar respuesta