¡Cuidado con el milagro de la creatina!

Está de moda entre los deportistas, especialmente aquellos que buscan ganar músculo, pero también puede tener efectos secundarios en tu cuerpo.

0
295

 

No es oro todo lo que reluce. Seguro que has escuchado muchas veces los beneficios de la creatina, pero como casi todo en esta vida hay que tener un cierto respeto con su consumo por sus efectos secundarios, pese a ser uno de los suplementos vitamínicos más usados en el deporte con el fin de fortalecer la musculatura y aumentar la densidad ósea. La creatina es un compuesto que deriva de los aminoácidos arginina, glicina y metionina, que de forma natural fabrican el hígado, el páncreas y los riñones. Además, se puede obtener cuando tenemos una dieta rica en carne y pescado.

La creatina, en realidad, sirve para aumentar la fuerza muscular y el rendimiento por su capacidad de mantener estables los niveles de fosfocreatina, que es importante para la recuperación tras un esfuerzo físico. Además, previene contra la pérdida de masa muscular por sus propiedades anticatabólicas, que son las que se encargan de reducir la descomposición de proteínas y la oxidación de la leucina. Entre sus beneficios, también podemos observar que previene la fatiga y aumenta la hidratación celular, con lo que mejoramos nuestra resistencia en los entrenamientos físicos, amén de mejorar el ejercicio anaeróbico y evitar la hipertrofia muscular: la creatina intramuscular se almacena y hace que las células absorban agua, aumentando la fibra muscular y mejorando el rendimiento.

Llegados a este punto, cuando parece que la creatina es completamente beneficiosa, es importante detallar los efectos secundarios que, sin duda, no son pocos. Hay que detallar que no hay una postura común sobre las bondades o problemas que puede ofrecer el consumo de creatina.

Lo que sí es cierto es que la Sociedad Internacional de Nutrición Deportiva la cataloga como una sustancia segura. Sin embargo, el consumo de creatina puede provocar el aumento de esta sustancia en nuestra sangre, lo que se ha podido asociar a la aparición de problemas de hígado y riñones. Aunque no hay una investigación que certifique este efecto, sí es recomendable que las personas que padecen enfermedades en estos órganos deben limitar su consumo.

Además, otro de los efectos secundarios que podría provocar esta sustancia es la aparición de calambres o tirones, amén de un ligero incremento en el porcentaje de fibras musculares Tipo IIB, que favorece el tener más fuerza y resistencia en nuestro cuerpo.

Otro de los efectos secundarios de consumir creatina podría ser la anulación de la producción de manera natural de nuestro cuerpo, el hígado dejaría de producirlo, y se está investigando la posibilidad de que nos pueda causar enfermedades renales ya que es el causante de la asimilación proteica, por lo que presionan más a nuestros riñones para depurar el organismo de estas proteínas.

También puede provocar un aumento de peso, ya que estaría ligado a la retención de líquidos originada por el exceso de esta sustancia y puede desestabilizar los niveles de potasio y electrolitos del organismo, lo que nos puede producir deshidratación, falta de minerales en el organismo, amén de los malestares digestivos que pueden manifestarse en vómitos y diarreas.

Imagen de Flickr

Source: Salud

Comentar con facebook

No hay comentarios

Dejar respuesta