Desde la vivencia personal: ¿El paraíso está en estos países?

La escritora española, Carolina Olivares Rodriguez, narra en un escrito titulado" Paraíso y pobreza extrema" su experiencia, al visitar Seychelles y Madagascar.

0
506

Paraíso y extrema pobreza

Incongruente, esa es la conclusión. Tras mi paso por Seychelles y Madagascar. Ambos países africanos, ambos insulares. Del primero escucharás mil maravillas, incluso que posee la playa más bonita del Mundo. Del segundo no escucharás gran cosa. Solo te sonará su nombre y es posible que no sepas ubicarlo con exactitud si te muestran un mapamundi para tal menester. Conclusión: Seychelles y Madagascar son países no desarrollados donde la gente vive en extrema pobreza (sobretodo en el segundo.) Los países caribeños -comparados con estos- sí pueden considerarse lugares aptos para vivir, entre comillas. De Seychelles ni siquiera puedo quedarme con la playa considerada la más bella de Mundo, Arse Sourge D’argent. Si le quitas las gigantescas rocas es una playa como otra cualquiera; sin ningún encanto. De Magadascar puedo decir que he visto una playa expectacular y he ido a una isla donde he podido ver, tocar y dar de comer a los lemures (animalitos típicos del país protagonistas de la película de dibujos animados titulada Madagascar.) También he visitado unos formaciones rocosas increíbles. Pero todo supervisado (en excursión privada.) Porque no se debe andar solo. Es un país peligroso y en caso de atraco bajo ningún concepto debes poner resistencia. Acabamos de venir de un mercado. Por supuesto en autobús (privado.) Por todas partes había policía, municipal y militar. Y a cada dos pasos que dabas niños de entre cinco y diez años te pedían limosna. Me ha impresionado ver las condiciones de vida de la gente. Infrahumanas, sin higiene.

Viven en casas (por no decir chozas que es lo que son realmente.) Están hechas con troncos de madera fina o láminas de metal oxidadas. No hay luz, ni agua, ni nada. Los niños y las mujeres se bañan desnudos en el río. Las mujeres lavan la ropa en el agua del río. Y los niños? Van al colegio? Pero… Dónde estará la escuela??? Me pregunto: por qué no se hace nada? Qué podemos hacer nosotros para solucionar este gran problema para siempre? De verdad, el paraíso está en estos países??? Me gustaría conocer la opinión de sus habitantes. Saber si ellos consideran estar viviendo en un paraíso. Lo que yo he visto es lo contrario: miseria! Solo abandonando la zona de confort dejaríamos de ser ignorantes; o dejaríamos de estar en la Inopia.Pero claro… Cualquiera, verdad? Nosotros como europeos o turistas no dejamos nuestra zona de confort ni siquiera viajando ahí. Entonces, cómo vamos a saber realmente como viven ellos? Lo hemos estado hablando, debatiendo. Yo pensé: podría haber llevado fruta y comida y haberla repartido. Y se me ocurre ahora (montada en un 4×4 camino de qué sé yo???) Pero claro, de llevar víveres en una mochila: das a unos y a otros no? Entonces sería discriminación.

“Qué podemos hacer nosotros para solucionar este gran problema para siempre? De verdad, el paraíso está en estos países??? 

Llevas no llevas? Das no das? Qué es lo más acertado discriminar o no dar nada a nadie??? Da igual porque lo pensé demasiado tarde. Y los demás? En qué pensaron? Y más aún: si les hubiera dado alimento… Se hubieran sentido molestos??? En unos días volveré a mi vida. Y esta otra vida en este Mundo (dentro del mío) tan distinto continuará aquí. Y solo de cuando en cuando tendré un rato para pensar en lo que queda. En lo que seguirá, igual que ayer, y que hoy; y que mañana. Y no sólo aquí, en muchos rincones de Asia, África y Sudamérica (que he visto y que posiblemente jamás veré.)

Lo olvidaba: los medios de transporte en Madagascar… Eso es otro cantar. De dos, dos. En la primera excursión (Coco Beach) la lancha se paró en mitad del mar. A la hora (o más) vino otra y nos tuvimos que cambiar. Al principio parecía de risa; pero según pasaba el tiempo al guía se le fue poniendo cara de póquer. Fue ahí cuando dije para mí: aquí pasa algo grave. En la segunda excursión más de lo mismo: al 4×4 se le salió la caja de cambios en una cuesta; y no una, sino dos veces. Increíble! El conductor se tiró al suelo (llovía, todo estaba embarrado.) Y nada, finalmente se solucionó. Lo he contado todo muy resumidito. Buenos días desde Tamatabe (en Madagascar.)

Carolina Olivares Rodriguez

Comentar con facebook

No hay comentarios