El automasaje con una pelota que te permitirá relajar los pies

0
272

Los pies son una parte fundamental de nuestro cuerpo a la que no siempre tratamos como se merece. Tanto después de la práctica deportiva como de un día de labor relajar los pies con un auto masaje puede ser muy interesante.

El automasaje con una pelota que te permitirá relajar los pies

Aunque existen muchos métodos y dispositivos, no siempre tenemos que recurrir a complicaciones. Un masaje con una simple pelota puede ayudar a recuperar el pie tras la práctica del ejercicio o simplemente a relajarlo. También, por supuesto, puede servir como parte de ese descanso activo tan interesante en cualquier tipo de situación.

Los principales beneficios de masajear tus pies con una pelota reside en la relajación muscular que va aportar. El masaje a la fascia plantar y a los músculos que se encuentran debajo va a aportar la parte de relajación necesaria, pero además, van a ayudarte en la mejora de la movilidad del pie y en la eliminación de la rigidez.

A la hora de practicar este masaje debes elegir una pelota no superior en tamaño a una pelota de tenis de hecho estas son las más adecuadas. Sin embargo, aunque estas sean las más adecuadas, puedes utilizar también pelotas de tamaño más pequeño o incluso de material más duro. Realmente va a depender un poco de cómo sientas tú el masaje, ya que desde luego todos los pies no son iguales ni necesitan en este caso el mismo tipo de pelota.

Lo que sí debe recordar es que a mayor dureza de la pelota trabajarás más profundamente los músculos, aunque también el masaje puede ser un poco más duro.

Cuando realizas el masaje, dejando rodar la pelota bajo la planta del pie, debe recordar que el peso del cuerpo tiene que caer sobre la zona que estás trabajando. Esto es básico ya que de lo contrario realmente no estarás ejerciendo la presión necesaria para el masaje. Por tanto lo primero a la hora de realizar esta práctica es tener en cuenta colocar el peso sobre la parte a masajear: claro que debes calcular bien esta acción ya que si no puede aportarte más dolor del necesario.

El masaje no debe ser rápido. Debes buscar movimientos lentos y continuados, siendo lo más fluido posible. De hecho hacer el masaje rápido puede ser contraproducente y en algunos casos excesivamente doloroso.

El masaje lento va a permitir que vayas descubriendo poco a poco el tipo de aplicación, peso y fuerza que tienes que poner en cada movimiento. Por supuesto esto va a contribuir de manera positiva a que tu pie se encuentre cada vez más relajado y a que conozcas mucho más los músculos y su reacción.

Aunque se trata de un tipo de masaje muy adecuado para cualquier tipo de práctica deportiva, e incluso simplemente para recuperar el pie tras un día de trabajo, no debemos olvidar que es un elemento más de ayuda algo tan importante como la salud de nuestros pies. Es decir, puede servir perfectamente para relajar los pies y las piernas y ayudarnos en este sentido, pero nunca en ningún caso debe sustituir a la necesidad de acudir a un fisioterapeuta ante otro tipo de problemas, y desde luego en ningún caso ante dolores musculares severos. Puede ser, y de hecho es un gran complemento, sencillo de practicar y que no necesita inversión más allá de una pelota.

Imagen de Flickr

Source: Salud

Comentar con facebook

No hay comentarios

Dejar respuesta