El caso de los niños hipoacúsicos

Un monaguillo del Instituto Antonio Próvolo, en Luján de Cuyo, fue detenido por la denuncia de abusos a niños hipoacúsicos. El cura Nicolás Corradi, de 82 años, ya había sido acusado de abuso en el Próvolo de Verona.

0
514
El sacerdote Horacio Corbacho, de 55 años, es uno de los detenidos tras la denuncia (Página 12)

Un hombre que realizaba tareas administrativas y se desempeñaba como monaguillo es el cuarto detenido en la causa por abuso sexual en el Instituto para niños hipoacúsicos Antonio Próvolo en Luján de Cuyo,  Mendoza, por el que ya habían sido detenidos, el viernes pasado, dos curas, y un hombre que había sido interno. Además, trascendieron las denuncias que pesaban sobre uno de los curas, por los mismos delitos, en Italia. Los cuatro imputados, que se abstuvieron de declarar, permanecen detenidos en la comisaría 47 en la localidad de Carrodilla. En tanto, las autoridades de la Dirección General de Escuelas decidieron suspender hoy las clases en el Instituto para “reorganizar el servicio educativo”.
El cuarto hombre, del que aún no se conoce el nombre, fue detenido ayer al mediodía, y se suma a los arrestados el viernes por la noche: el  cura Nicolás Corradi, de 82 años, el sacerdote Horacio Corbacho, de 55, y el empleado José Luis Ojeda, según informó la fiscalía.
Los abusos se habrían cometido desde 2007 y entre las víctimas hay mujeres y hombres, muchos de los cuales ya son adultos.
El fiscal Fabricio Sidoti explicó que “las victimas denunciaron abuso sexual agravado con acceso carnal y sexo oral, y en los relatos dijeron que los llevaban a la ‘Casa de Dios’, los metían para atrás en un lugar ubicado en el fondo del instituto donde otras víctimas podían ver a través de la rendija de una puerta lo que pasaba”.
“Eran chicos sordomudos de entre 10 y 12 años que hablaban por señas, pero en ese momento no sabían comunicarse ni nadie los escuchaba. Había algunas chicas más grandes que iban y venían, o sea que no estaban internadas allí, pero que veían lo que pasaba y no se podían comunicar”, relató el fiscal.
Desde el Ministerio Público Fiscal provincial informaron a este diario que siguen apareciendo denuncias, algunas en las redes sociales, y que no descartan que haya más detenidos.
Por otra parte, el abogado Carlos Lombardi, de la Red de Sobrevivientes de Abuso Sexual Eclesiástico de Argentina, recordó los antecedentes del caso a PáginaI12. “Esto no nos sorprende, nosotros teníamos conocimiento de Corradi que se vino escapando de Italia por denuncias hechas en el año 2009, por abuso sexual en el Instituto Próvolo de Verona ocurridas entre 1950 y 1984. Un hecho que tuvo su réplica en Estados Unidos, en Wisconsin, donde un cura fue responsable de 200 abusos a niños sordos”, remarcó el letrado.
“A partir de ese dato que manejaba la Red, salimos a decir que nos interesa que sea juzgado. De acá no nos constaban los abusos, hasta ahora”, aseguró Lombardi, y remarcó que “lo que no puede suceder es lo que pasó en Italia, donde por presiones de la Iglesia la causa de Corradi se archivó”. Y agregó que “utilizaron los típicos argumentos eclesiásticos cuando no quieren descubrir la verdad: dijeron que la institución era atacada y que le querían sacar dinero”.
Por otra parte, Lombardi resaltó que no se puede olvidar la responsabilidad que le caben a las jerarquías. “El superior de Corradi en Italia era el obispo Giuseppe Carraro, que hoy sigue su trámite de beatificación por parte del papa Francisco”, dijo el abogado.
Por su parte, el Arzobispado de Mendoza dijo desconocer los antecedentes por abuso que tendría el sacerdote en Italia.
Finalmente, el procurador de la Corte Suprema, Alejandro Gullé, informó que  se tomaron declaraciones a más de 25 personas y que “la investigación recién empieza”.
“Una víctima y un testigo presencial fueron los testimonios fuertes y a partir de ahí se tomó la decisión de avanzar. En su momento eran menores de edad estos chicos sordomudos” explicó Gullé, sobre la causa que se conoció por la intervención de la senadora provincial Daniela García (UCR), quien supo de los abusos a través de una integrante del Movimiento de Sordos de Mendoza.

Fuente: Página 12

Comentar con facebook

No hay comentarios