“Él les cambió la vida y hoy no hay nadie, ningún líder que ellos puedan seguir y la comunidad está como perdida”

Con Silvia Chamorro se conocieron trabajando juntos en el asentamiento Belgrano y en la creación de una canchita. Silvia reveló cómo está la comunidad sin "El Pela", el recuerdo de la gente, la pérdida de un líder.

0
1481
Carlos Romero junto a amigos, Silvia. abajo a su lado (facebook)

En el mes de noviembre se cumple un año del fallecimiento de Carlos Romero. “Vecinos de Guaymallén”, realizó una serie de ENTREVISTAS EXCLUSIVAS a la gente que estuvo cerca, que trabajó y participó activamente en la comunidad junto al “curita”.

Entrevistas para Carlos: Silvia Chamorro

Carlos Romero (facebook)

¿Cómo era tu relación con Carlos?

Nosotros éramos amigos. Nos hicimos amigos, porque yo trabajo en Caritas, ésa era mi relación con “el pela”. Empezamos acá, con un proyecto de educación, alfabetización de adultos, y un merendero de niños los días sábados. Después ése proyecto creció y a través de un contacto con un C.E.B.A. hacíamos la terminalidad de primaria. Ahí yo estaba en la gestión de todo eso.

Y algo que puedas contarnos ¿algún recuerdo con él?

Nosotros estuvimos muy presentes cuando estaba el asentamiento Belgrano, y era muy activo en el tema de entrega de casas, nos juntábamos todos los martes, íbamos a visitar a las familias para ver cuáles eran sus necesidades, y él estaba siempre siguiendo todo el proceso. Por otro lado, también hicimos una canchita de fútbol, y hacíamos donaciones, teníamos murga, con toda la gente del barrio armamos una cancha de fútbol y eso estuvo re bueno porque ellos no tenían un lugar de esparcimiento. Ése momento fue muy significativo para la comunidad.

Afiches en la Iglesia La Consolata.

¿Y vos cómo ves a la comunidad ahora?

La verdad, está muy abandonada, es una comunidad que tiene que salir adelante, siempre sale el tema con las mamás que asisten, que les cambió la vida, él les cambió la vida, y hoy no hay nadie ningún líder que ellos puedan seguir y la comunidad está como perdida. Y la parroquia ni te cuento. Es como un fantasma el lugar, entran ladrones todo el tiempo, no hay nadie con fuerza ya.

Comentar con facebook

No hay comentarios