Empresa recuperada pide ser proveedora del Estado

0
231

Son 40 empleados de la ex fábrica Deman que quieren invertir para poder sobrevivir.

Palabra oficial: Desde la Dirección de Cooperativas y Mutuales, donde existe un departamento de empresas recuperadas, su director, Pablo Carricondo, afirmó que están trabajando fuertemente en la capacitación de los trabajadores de este tipo de empresas.

“Es un pilar fundamental. Muchos de ellos por diversos motivos saltaron de ser empleados a ser dueños y tener que tomar decisiones empresariales. En ese contexto es imprescindible capacitarlos. No es tanto el problema de dinero sino en saber cómo generar recursos y gastarlos sabiamente. Desde el Gobierno estamos trabajando fuertemente a la hora de acompañar su desarrollo económico”, explicó Carricondo.

El marketing, el arte de saber venderse o vender y la imagen, son los ejes sobre los que se está trabajando desde el Gobierno para apuntalar la evolución de las 8 empresas recuperadas por sus empleados que hay en Mendoza{/slide}

Hace unos años la fábrica Deman contaba con 40 empleados en su planta permanente, que llegaban a ser 120 en temporada alta, cuando la demanda entre enero y mayo levantaba como la espuma.

Hoy, luego que su dueño Aldo Scala se presentara en convocatoria de acreedores en 2004 para finalmente quebrar en 2005, sus ex empleados resolvieron agruparse en una cooperativa de trabajo para poder continuar con sus trabajos. Sin embargo muchos de ellos con familias a cargo, no llegan a percibir $ 1000.

“La ironía actual es que pudiendo tener una demanda creciente de nuestros productos no logramos satisfacerla ya que tenemos máquinas obsoletas y necesitamos dinero para invertir a la hora de incrementar nuestra producción”, señaló Marcelo Giglio, de la Cooperativa Oeste Argentino Limitada, a cargo de la fábrica Deman.

Si bien desde la cooperativa no piden subsidios estatales, reclamaron cierta aceleración de convenios y charlas previas para ser desde proveedores del Estado hasta agilizar ciertos fondos municipales para apuntalar la producción de la fábrica.

“Sabemos que el Gobierno se retrasa 90 días en sus pagos, pero que finalmente paga. En este contexto necesitaríamos espaldas financieras para hacer frente a la espera en el pago. A su vez nos gustaría tener una herramienta que nos permitiera tener un acceso más fácil a las licitaciones del Gobierno. Podríamos con nuestra producción de tomates triturados y membrillos surtir de mercadería a las escuelas y las cárceles”, apuntó Giglio.

El aspecto positivo para los trabajadores de la cooperativa es que la semana pasada se ha aprobado la ley de prorroga que justamente les permite extender la ocupación de la fábrica por un año y medio más.

También ya cuentan con legislación a favor para abrir un fideicomiso donde el Estado aportará los fondos para la compra del inmueble para luego venderlos a los interesados en forma financiada. “Es una buena herramienta legal que nos permitirá a todos los trabajadores de la fábrica ser propietarios”, señaló Giglio.

Más allá de las señales del contexto, los trabajadores de la cooperativa están tratando de agilizar un convenio arreglado con la Municipalidad de Guaymallén.

“Desde el municipio nos ofrecieron un fondo para reparar las máquinas y la compra de insumos. A cambio nosotros debemos incorporar más trabajadores. Si bien estamos todos de acuerdo aún estamos esperando que se firme nuestro arreglo. Los tiempos de la política son muy diferentes a los nuestros y nosotros necesitamos seguir produciendo para mantener nuestros trabajos”, señaló Giglio.

Lo que ya sí van a implementar en esta temporada es la compra de tomate a una cooperativa de productores de Lavalle y Corralitos. Según Giglio, la transacción comercial entre ambas entidades será bajo condiciones de comercio justo. “Vamos a garantizar un precio que beneficie a ambas partes,y en condiciones de pago convenientes para todos”, afirmó Giglio.

En cuanto a la organización de la cooperativa, las decisiones son tomadas entre todos y cobran por horas de trabajo. En la actualidad están produciendo tomate triturado en latas de 8 kg y dulce de membrillo en panes de 5 kilos, ambos productos para uso mayorista.

Fuente Los Andes

Comentar con facebook

No hay comentarios