¿Es seguro usar el aditivo propilenglicol?

En pequeñas dosis no es peligrosos, pero si consumimos habitualmente propilenglicol podemos tener un problema serio de salud.

0
40

En esta época en que lo natural en los alimentos es una extraña excepción no está demás interesarnos y saber qué tomamos dependiendo de qué alimentos. Y si hablamos del propilenglicol ya nos puede llamar la atención de este producto químico sintético hasta su nombre. El mismo es un derivado del petróleo y es una sustancia viscosa incolora, inodora con sabor dulce. Es usado por los fabricantes de alimentos porque valoran en él su capacidad para mantener una sustancia húmeda, mantener su textura y mezclarse con casi cualquier cosa (aceite, alcohol o agua). Es por ello, y porque se considera seguro, que se ha convertido en una aditivo común en alimentos elaborados o preparados.

Hay que tener en cuenta que los alimentos procesados que contienen propilenglicol son aquellos que requieren propiedades espesantes, emulsiones o estabilizantes como aderezo de ensaladas, helado, endulzante artificial, formación de hielo, bebidas sin alcohol, sopas, postres, salsas, amén de añadirse, también a productos de cuidado corporal, cosméticos y medicamentos.

Sin embargo, la gran pregunta que nos hacemos es si el propilenglicol es seguro o no. La respuesta es que depende de la dosis y la susceptibilidad individual. La respuesta es que tomado de una manera excepcional no tiene problema, pero si se consumen productos procesados habitualmente no es saludable.

Entre los efectos secundarios de este producto encontramos la acidez de la sangre ya que es muy absorbido en el intestino delgado. Alrededor del 55% se metaboliza en ácidos láctico y pirúvico (lo que provoca la acidez de la sangre), y el resto es eliminado en los riñones. Además, esta sustancia es un surfactante, osea que es capaz de romper la barrera entre la grasa y el agua y puede destruir algunas células intestinales. Por si lo anterior no fuera suficiente, puede afectar a la salud de nuestros hijos provocando alergias y asma infantil, a su sistema inmunológico y, además, puede llegar a irritar la piel, provocando dermatitis.

Aunque sería una buena idea evitar este producto, el mismo está especialmente prohibido para personas con problemas de hígado y riñón, para las embarazadas, las personas con problemas de salud inflamatorios y con problemas digestivos.

Imagen de Flickr

Source: Salud

Comentar con facebook

No hay comentarios

Dejar respuesta