Otra de “ñoquis”, una familia entera cobraba sin trabajar

La "Gestión Lobos" no deja de generar causas penales

0
1934

La Justicia quiere saber cuánta plata “recaudó” la familia Tornello cobrando sin trabajar. Sergio José Tornello es el jefe de la familia, esposo de Silvia Maza y padre de Facundo y Ximena, un “hombre” de Lobos. Sus dos hijos y su esposa serán imputados por defraudación.

Facundo (23) y Ximena Soledad Tornello (30) son hermanos. Ella trabaja en un registro del automotor, y él es empleado en un negocio de venta de repuestos para motocicletas. Pero al mismo tiempo y en simultáneo, eran empleados de la municipalidad de Guaymallén. Facundo ganaba en el Concejo Deliberante 19.070 pesos de bolsillo. Y ella, en la delegación de Rodeo de la Cruz, estaba en los 14.500 pesos por hacer exactamente, nada, a la vez que trabajaban en sus actividades particulares.

Ximena y Facundo no son los únicos miembros de esta familia, apellidada Tornello, que era “ñoqui” en el devastado municipio de Guaymallén, gobernado por el clan Lobos hasta que perdieron las elecciones y dejaron el poder en diciembre del año pasado. Silvia Catalina Maza fue empleada del Concejo Deliberante de Guaymallén desde 2009 hasta 2011. En 2015 fue pasada a planta permanente de la Municipalidad. Silvia es la madre de Ximena y de Facundo, y trabaja en el mismo registro del automotor que su hija, a tiempo completo, ambas. No había forma de que a la vez estuviesen cumpliendo tareas para las que cobraban estos sueldos, altos en el escalafón municipal.

Bancalari sigue reuniendo causas de corrupción en Guaymallén, pero todas relacionadas con lo mismo: el enriquecimiento de distintos personajes de la política a través de contratos truchos, alquileres de maquinarias, ñoquis, y negocios inmobiliarios asociados a la política. En el caso de la familia Tornello, uno de sus integrantes –interrogado por un abogado de la Municipalidad- vinculó a un diputado peronista por sus contrataciones. Pero aún no reafirmó sus dichos aún en sede judicial, ni en el sumario oficial de la comuna.

Los Tornello

Ximena Tornello está registrada desde el año 2004 como empleada del Registro del Automotor Número 5 de Mendoza. El Registro, interrogado a su vez por la Municipalidad, confirmó que la joven sigue siendo empleada del lugar, al igual que su madre Silvia Maza.

Aunque ya llevaba cinco años en un Registro del Automotor, Ximena ingresó el 8 de octubre de 2009 a la Municipalidad con un contrato eventual, más un adicional por “responsabilidad jerárquica” (tenía 23 años entonces) y fue adscripta al Concejo Deliberante. El año pasado fue pasada a planta permanente con un decreto municipal, y trasladada a la delegación de Rodeo de la Cruz, donde trabajaba su padre Sergio Tornello, delegado municipal entonces de acuerdo a fuentes consultadas. La chica cobró además un adicional por “mayor dedicación”. Quiere decir que debía agregar unas 20 horas semanales a su trabajo, lo que le significaba un 70 % más de sueldo. Renunció a la Municipalidad y le aceptaron la dimisión en noviembre del año pasado, cuando aún era intendente Luis Lobos. El ex jefe comunal no estaba imputado todavía por distintos casos de corrupción, lo que ocurrió después a partir de una investigación publicada por este diario en diciembre de 2014, de la que se desprendieron varias causas penales.

Por supuesto, la chica Tornello no cumplió ninguna hora de trabajo en la Municipalidad. No hay registro alguno de su asistencia a ninguna oficina. Ni una firma, ni un documento. Aun así se le pagaba regularmente el sueldo.

Facundo Tornello pasó menos años como empleado municipal. Es lógico, sólo tiene 23 años. A diferencia de su hermana y su madre, las nuevas autoridades de la Municipalidad no pudieron hallar ningún documento que respalde su nombramiento. Sí los bonos de sueldo, y registros oficiales de la AFIP. Facundo estaba destinado al Concejo Deliberante y tampoco hay registros de su asistencia. Sí existe una resolución del HCD, dándole la baja el 30 de noviembre de 2015, cuando la comuna ya era un completo desbande. En su caso, la Municipalidad comprobó que al mismo tiempo, el chico era empleado de un local de venta de motocicletas en Las Heras.

Silvia Maza, como se dijo es la esposa de Sergio Tornello y madre de los dos jóvenes “empleados” municipales. Parece que “Mamá Tornello” también era “ñoqui”. La mujer ingresó como empleada municipal, temporaria, en 2009. En 2011 le renovaron el contrato para hacer tareas en el Concejo Deliberante. En 2015 pasó a planta permanente y renunció el 2 de noviembre. Es increíble, pero también le habían dado un adicional por “mayor dedicación”, con lo que engrosó su sueldo un 70 % más. Tampoco se hallaron registros de su asistencia, y figura como empleada del Registro del Automotor Número 5 desde el año 2004, igual que su hija.

La denuncia

El caso de la familia Tornello fue detectado por funcionarios municipales de la nueva gestión, encabezada por el radical Marcelino Iglesias. Durante la gestión de Lobos, el jefe de la familia Tornello era el delegado en Rodeo de la Cruz, y llegó a ganar 24.500 pesos de bolsillo. Entre todos los cuatro miembros de esta familia, juntaban 51.000 pesos netos en salarios oficiales de Guaymallén. Está bien que la vida es cara, pero nada mal esa suma, considerando que Ximena, su hermano Facundo y mamá Silvia tienen trabajos particulares en otros lados.

Fuentes oficiales confirmaron el caso, y que la municipalidad presentó la denuncia en la Unidad Especial de Delitos Complejos que conduce el fiscal Bancalari. El propio intendente Iglesias pidió ser querellante, en nombre de la Municipalidad. Y se descuenta que los tres “ñoquis” comprobados de la familia serán imputados de fraude, al menos en una primera etapa. Luego, habrá que ver si esos sueldos los cobraban ellos, o alguien lo hacía en su lugar, lo que se comprobará con la documentación bancaria, tal como ocurrió con la suegra de Luis Lobos, que tenía una empleada doméstica que era “ñoqui” sin saberlo.

Un dato importante: uno de los miembros de la familia habló y contó cómo es que todos eran empleados. “Aparentemente los puso alguien del PJ, que es diputado. Dijeron que habían arreglado todo con él, y que la única tarea que tenían que cumplir era la de ‘hacer territorio’ cada tanto, los fines de semana” relató una fuente oficial.

Una familia dedicada, los Tornello. Otra arista de los negocios en una Municipalidad en la que ha pasado absolutamente de todo. No es porque sí que hay un ex intendente, funcionarios y empresarios imputados en distintos vasos.
Fuente : Mendoza Post

Comentar con facebook

No hay comentarios