Grooming, qué es y cómo combatirlo

La progresiva incorporación de Internet a la vida de nuestros hijos trae consigo muchos beneficios, pero también peligros muy notables. Peligros como el Grooming.

0
343

El Grooming es una forma, entre otras, de acoso sexual en Internet hacia los menores. No es la única, pero con una enorme proliferación del uso de las redes sociales, sí una de las más habituales.

Se habla de Grooming cuando el acoso sexual al menor viene precedido de una estrategia previa de acercamiento, de engatusamiento, que es con lo que se asocia la palabra. El acosador busca ganarse la confianza del menor para así obtener un elemento de fuerza cuando inicie el chantaje.

Hay que tener en cuenta que existen otros modelos de inicio de acoso por parte del depredador sexual, que no siempre tienen una fase previa de acercamiento, como acceder a datos personales de la víctima con diferentes métodos. A efectos de la víctima no es el mismo tipo de acoso, ya que este último suele ser más rápido y agresivo desde el principio, no sólo al final.

A diferencia del ciberacoso, donde el porcentaje más elevado de acosadores está compuesto por menores, en el Grooming el acosador es un adulto y existe una intención sexual explícita. Realmente estamos ante una modernización de las formas de abuso a menores basada en las tecnologías de la importancia que para los menores estas poseen hoy en día.

Prevención la clave contra el Grooming

El Grooming suele venir acompañado por estrategias complejas por parte del depredador sexual. En estas estrategias lo que el delincuente busca es obtener una posición de fuerza que en un momento determinado permita el chantaje al menor, en este sentido, dispositivos como las webcam o el manejo de archivos gráficos son material crítico.

La mejor manera de prevenir el Grooming para no caer en las redes de un acosador a través del Grooming es tomar medidas previas que limiten las posibilidades del depredador. Sin embargo, la prevención en muchos casos se confunde con prohibición, y la prohibición es un mal aliado en este caso, ya que puede encerrar aún más la receptividad del niño en caso de enfrentarse a un problema de esta índole.

La navegación segura es la base de todo. Y esto, además de poder obtenerse en diferentes ámbitos, debe partir siempre desde el propio hogar. Es nuestra responsabilidad trasmitir a nuestros hijos las bondades de Internet pero, también, los escenarios adversos y negativos que pueden encontrarse. Incluyendo por supuesto la presencia de adultos mal intencionados.

Una buena manera de orientar a los niños en este sentido es mostrarles tres sencillos pasos a tener en cuenta:

  • Desconfiar de manera automática de perfiles a los que no conoces físicamente, con los que no tienes amigos en común, que envíen material gráfico desagradable u obsceno, etcétera. Todos los depredadores sexuales operan del mismo modo a partir de perfiles falsos en redes sociales. Lo primero que debemos transmitir a nuestros hijos es la eliminación de estos perfiles de sus redes sociales con total naturalidad, bloquear y eliminar todo aquello que parezca extraño.
  • En segundo lugar, y esto puede ser un poco más laborioso, debemos transmitir que lo más importante en Internet es la seguridad, mucho más que la popularidad, los seguidores o los likes. Por tanto, no ofrecer datos personales nunca, en ningún caso y en ningún ámbito de conversaciones públicas ni privadas.
  • Utilizar las configuraciones de seguridad en las conexiones de Internet. Esto no siempre lo tenemos en cuenta y sin embargo, fundamentalmente para niños pequeños, es un elemento básico.

Estos tres simples puntos ya pueden ayudar, cuando conseguimos conectar bien con el niño y trasmitirlos de manera adecuada, a prevenir mucho el Grooming. Sin embargo, por último, ante cualquier situación crítica debemos hacer entender al niño la necesidad inmediata de denunciar dicha situación.

Hay que recordar que la confianza que los depredadores sexuales obtienen deviene en muchos casos de su habilidad para llenar una necesidad y establecer lazos emocionales con el menor, alejando al niño de sus familias y amigos. Mantener una relación fluida con nuestros hijos, abierta y sincera es otro elemento muy importante en este caso.

Imagen de FLickr

Source: Salud

Comentar con facebook

No hay comentarios

Dejar respuesta