La mejor prevención contra el cáncer es hacer deporte

0
338

Son cosas que todos nos imaginamos, pero que no sabemos con certeza. Ahora sí. Hacer ejercicio mejora nuestra salud y reduce el riesgo de sufrir un cáncer.

Es evidente que el deporte, el ejercicio físico, es saludable y muy necesario para cualquier persona. Es la base para que nuestra salud sea lo mejor posible. Seguro que ya conoces un montón de argumentos para hacer deporte, pero si eres mujer, podemos darte otro más,  muy importante: las mujeres que no hacen deporte tienen un 71% más de posibilidades de contraer cáncer de mamá. Probablemente ahora estás en shock y deseando ponerte los playeros para salir a correr porque la palabra cáncer suele asustar bastante. Y es que una de cada ocho mujeres desarrollará un cáncer de mama a lo largo de su vida y cada año se diagnostican 26.000 nuevos casos.

En nuestro país un 31% de los adultos son sedentarios, mientras que sólo un 46,9% de las mujeres hacen ejercicio por el 52,6% de los hombres en España. Hay que tener en cuenta que según las recomendaciones de la OMS (Organización Mundial de la Salud) un adulto debería realizar un mínimo de 150 minutos de actividad física a la semana o 30 minutos diarios de caminata intensa. De hecho, realizar una actividad física de forma intensa podría mejorar la eficacia de los tratamientos, reducir los efectos secundarios y disminuir la tasa de recaída en mujeres con cáncer de mamá.

Un estudio epidemio presentado por Marina Pollán, del Instituto de Salud Carlos III, fue el primero en el trabajo para tener en cuenta factores como el subtipo HER2  positivo. En el mismo participaron 23 hospitales españoles y 1017 mujeres con edades comprendidas de 18 a 70 años, algunas, incluso recién diagnosticadas de cáncer de mama. En el mismo se estudiaba a una mujer enferma de cáncer con otra sana con las mismas características y se comparó sus rutinas físicas para conocer el gasto metabólico al que se exponían semanalmente.

Tras dividir el grupo de mujeres estudiadas en tres: las que cumplían las recomendaciones de la OMS, las que hacían ejercicio, pero no llegaban a la recomendación, y las sedentarias, el estudio concluyó que el último grupo sufría un 71% más de posibilidades de contraer cáncer de mamá. Ello hizo que el estudio concluyese que el ejercicio físico aeróbico supervisado es una terapia adyuvante segura, realizable y efectiva para mejorar diversos aspectos en mujeres con cáncer de mamá en estadios precoces. Además explicaba que el ejercicio actúa integralmente tanto durante como después del tratamiento aumentando la calidad de vida de las pacientes, reduciendo la fatiga y mejorando las capacidades cardiovascular, funcional y de fuerza.

Es por ello, que se recomienda el ejercicio físico oncológico consistente en un ejercicio pautado y controlado por un profesional que se realiza para prevenir o reducir los efectos secundarios de los tratamientos oncológicos de forma individualizada y que por sus efectos sobre el organismo mejoran la salud, la calidad de vida y la supervivencia de los pacientes.

Imagen de Flickr

Source: Salud

Comentar con facebook

No hay comentarios

Dejar respuesta