La Memoria en Cultura; los Derechos Humanos en formol 

0
700

La designación de Noelia Santino (funcionaria de la Secretaría de Cultura de Mendoza), como directora del Espacio Provincial de la Memoria y los Derechos Humanos ex D2 (EPM), encendió las alarmas hacia dentro del Movimiento de DDHH de la provincia. La preocupación pasa por la gestión de un espacio institucional en articulación con un gobierno que en algo más de cinco meses se mostró sumamente hostil a sus principios rectores de lucha. La informalidad y prepotencia inicial del ejecutivo provincial, aún sin designar autoridad en DDHH, presagia más tensiones.
“Cultura se hará cargo del ex D2” fue el titular elegido para la confección de la gacetilla de prensa que desayunó la decisión del gobierno de colocar a Santino como directora del EPM, bajo el control político del Secretario de Cultura, Diego Gareca. El anuncio, además, fue coloreado insólitamente como enmarcado en la “semana de los museos”. Ambas actitudes cayeron mal de entrada en los organismos de derechos humanos, que ni siquiera fueron invitados formalmente al acto de asunción de la directora de un espacio institucional que co-gestionan.

Desde que asumió el “nuevo gobierno”, los organismos reclaman diálogo con las autoridades, tanto por vías formales como informales. Llegaron hasta Marcela Fernández, actual subsecretaria de Desarrollo Social, instancia que, desjerarquizada, vino a suplantar la pertenencia orgánica del área de Derechos Humanos (hasta el 10 de diciembre, el organigrama se componía con una Subsecretaría de DDHH a cargo de 3 direcciones). La preocupación inicial constaba de tener en el cargo de Director/a de DDHH provincial, una instancia de interlocución válida y pertinente. De hecho, en las conversaciones con el Poder Legislativo por el EPM, el propio presidente de la Cámara de Diputados, el radical Néstor Parés, expresaba a los organismos la dificultad de avanzar con el proyecto ante la falta de un interlocutor en el Ejecutivo.

El 22 de marzo, los organismos de DDHH ingresaron una nota en la Secretaría General de la Gobernación a fin de solicitarle una audiencia a Cornejo. Tras casi un mes de espera, llegó la respuesta, informal: “no está en la agenda pública del sr. Gobernador recibirlos”, encomiando al ministro para ello. Por el momento, el interlocutor que reclaman los organismos sigue ausente.
Gareca se “hace cargo”

Ante el vacío gubernamental del área y la continuidad de actividades programadas por un Consejo Directivo del EPM sin representación, Gareca percibió la oportunidad de seguir posicionándose dentro de un gobierno que por los resultados de sus políticas incrementa cada vez más el estado de emergencia en Desarrollo Social. Ante la distracción o indiferencia del gobernador, el mandamás cultural avizora réditos con una fórmula que ya conoce.

Gareca se forjó y consolidó como gestor cultural en torno a su función como encargado del área de DDHH en la comuna godoycruceña. Desde ese lugar, realizó numerosos homenajes, actividades de promoción y eventos culturales en un marco de coincidencia y convivencia con una política de estado de Memoria, Verdad y Justicia de un gobierno nacional que escuchó y efectivizó demandas históricas del movimiento de derechos humanos. Desde la comodidad del terruño municipal, decoró las paredes, plantó árboles, organizó grandes recitales y cantó opinando, incluso ante el malestar de sus propios correligionarios. Una faceta valorable que se enfrenta ahora al desafío de conciliarlas con el esquema político de Cambiemos, al que pertenece y responde, en franca confrontación con aquella política.

La persecución a dirigentes sociales, sindicales y políticos, el desmantelamiento de áreas enteras de investigación sobre la complicidad civil en dictadura, la criminalización y consecuente represión a la protesta social, la eterna deuda humanitaria en los contextos de encierro, o hasta la felicitación del gobernador a un policía que asesina, serán difíciles de tapar con pintura de colores o el retrato de una costumbre mendocina. Ni hablemos de las consecuencias del plan Pobreza Cero, desde vaya a saber qué semestre.

Por si fuera poco, Gareca ostenta un récord contradictorio con su aire progresista: es uno de los funcionarios que más despidos efectuó. Alrededor de 40 personas quedaron sin trabajo tras su asunción por supuestas irregularidades que la Secretaría de Cultura replica en la actualidad.


Los organismos

Marcha24-03-16Entrada Espacio Provincial de la MemoriaAnte este panorama de incertidumbre, también se refleja un momento crítico hacia el interior del movimiento de derechos humanos de Mendoza. El umbral institucional de cogestión de un espacio con el Estado se torna más difuso y complejo.

La primera observación es que el Gobierno, más allá de su conducta prepotente e informal, ha distorsionado su facultad de designar la dirección del EPM. La normativa vigente señala que la órbita pertinente para dicha designación es el actual Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes. Pero más allá de su ubicación en el organigrama, las dudas pasan por saber hasta dónde es factible gestionar en confluencia un espacio con un gobierno que demuestra en tan corto plazo ejecutar políticas absolutamente incompatibles con el ejercicio de los derechos humanos fundamentales.

Madres de Plaza de Mayo, su Frente de Apoyo y el Movimiento Ecuménico de Derechos Humanos precipitaron su decisión de retirarse del Consejo Directivo del EPM, entre otras cosas, por estas contradicciones. Sin dudas, la discusión pasará en los próximos días por el ámbito de discusión de un movimiento que históricamente ha estado a la vanguardia del debate y la acción política. O, como expresó uno de sus referentes, “observaremos los derechos humanos en formol”

Fuente: Zepa.com.ar

Comentar con facebook

No hay comentarios