Las lesiones más comunes en los runners y cómo prevenirlas

0
203

Correr es liberador, divertido, emocionante y una forma de cuidar de nuestra salud, pero hay que prevenir las lesiones más habituales que sufrimos todos los runners.

Correr, el jogging de hace varias décadas, el running de ahora siempre ha sido un deporte bastante común por su facilidad y su gratuidad. Sin embargo, ahora parece que está más de moda que nunca. No hay calle, parque o playa donde no se vean personas corriendo con todo tipo de artilugios para facilitar, mejorar o medir nuestra carrera.

Sin embargo, como todo deporte, cuando corremos estamos en riesgo de lesionarnos. Siempre se dice que la mejor manera de evitar las lesiones es preveniéndolas. Evidentemente, sobre todo entre los que de repente se suman a esta moda, lo más frecuente es una lesión por sobrecarga o repetición de un movimiento incorrecto. Y es que los mismos provocan pequeñas inflamaciones o microrroturas.  No son graves, pero hay que tratarlas para que no se agraven.

Entre las 10 lesiones más habituales de los que corremos encontramos, para empezar la inflamación de la planta del pie, llamada fascitis plantar, y consiste en la inflamación del tejido que recubre el músculo de la planta del pie. Para prevenirlas lo mejor es elegir el calzado adecuado, hacer estiramientos de descarga en la zona plantar y fortalecer la musculatura que rodea al tobillo.

La segunda es la inflamación de la rodilla que puede deberse, por ejemplo, al síndrome de la cintillla iliotibial, que es una inflamación de una formación fibrosatendinosa que pasa por el exterior de la rodilla. Para evitarlo hay que realizar estiramientos específicos y parar en cuanto sintamos el más mínimo dolor.

Después es común la rotura muscular, especialmente la rotura de fibras isquiotibiales, que se produce por una alargamiento brusco del músculo. Para evitarla es necesario hacer un calentamiento adecuado, no realizar movimientos bruscos e hidratarnos bien.

Entre las lesiones que podemos contar entre los corredores encontramos la tendinitis, especialmente en el tendón de Aquiles y la tendinitis rotuliana. Son zonas muy expuestas cuando corremos, soportan mucho impacto por el movimiento bisagra de nuestras rodillas. Para evitarlo hay que calentar bien, no correr en zonas demasiado duras y si hay dolor, aplicar hielo. De este tipo encontramos la bursitis, que sería una inflamación de las bolsas sinoviales entre el tendón y el hueso.

La quinta lesión de la que hablamos es del dolor de cadera, que se manifiesta como un dolor en la cara lateral del muslo y, a veces, en la zona lumbar.  Para que no nos duela debemos reeducar nuestra postura al correr.

La sexta es el síndrome piramidal que es la sobrecarga de este músculo y sus síntomas se parecen a los de la ciática. Es habitual en los corredores de fondo y como la anterior se evita mejorando la técnica de carrera. Contamos también como una lesión habitual la inflamación de la tibia que, aunque se llama así, realmente se refiere al periostio o membrana que la recubre y que sino se trata puede derivar en una fractura por estrés. Como en otros casos es importante elegir el calzado adecuado, planificar el ritmo del entrenamiento y evitar superficies demasiado duras.

El último trío de lesiones comienza con el habitual esguince de tobillo que todos hemos sufrido alguna vez. Se trata de una distensión o rotura de los ligamentos laterales externos del tobillo. Lo más recomendable para no sufrirlos es correr en zonas en las que no haya desniveles, un buen calzado y ejercicios que mejoren el apoyo del pie.

También son habituales las contracturas musculares que son un empeoramiento de los calambres que tienen que ver con la contracción más o menos duradera de un músculo. Es difícil de prevenir, pero hay que intentarlo con un buen calentamiento, evitar cambios bruscos de temperatura, ni sobreesfuerzos y tratar de hidratarnos.

Por último, podemos contar entre las lesiones, o molestias, más comunes las agujetas. Son microtraumatismos musculares provocados por una sobrecarga, aunque realmente sólo es un dolor muscular.

Imagen de Flickr

Source: Salud

Comentar con facebook

No hay comentarios

Dejar respuesta