Lectura Local para el fin de semana largo

Te acercamos la producción literaria de Viviana Baldo. Te recomendamos leer "Cualquier Día" y seguir apostando a los escritores y escritoras locales.

0
518

CUALQUIER DIA      

Viviana Baldo
Viviana Baldo

Un día despiertas y te das cuenta que las cosas no son como creías. Que perdiste muchos instantes por cuidar a personas que después siguieron su camino y se olvidaron que existías. De un momento a otro, descubres que “nunca” y “siempre” son solo palabras y no encierran un contenido significativo. Te das cuenta que la única compañía que no te deja es tu propio alma, y que el día que decide retirarse de tu lado, estás muriendo. Entonces, te miras en serio y te abrazas, como nunca nadie lo hará, con un cariño sincero, con el mejor apapacho, con la autenticidad de ser vos mismo sin caretas, sin dobleces, sin intereses mezquinos.

Un día despiertas y aceptas que no sos el ombligo del mundo, que cada quien está peleando su propia batalla y que tu historia no tiene nada de diferente del resto de los mortales, solo que es tu historia y por eso única. Aceptas sin condiciones que nadie te debe nada y que los otros son siempre los otros y no una extensión tuya. Que sus acciones son siempre sus acciones y no tienes incidencia. Que cada quien elige su árbol y su sombra para leer su propia historia.

Un día despiertas y te convences que estás solo aunque haya un millón de amigos en tu biografía virtual, que el amor no se construye con mensajes de textos, que las amistades verdaderas tienen mucho de sal y de arena y que la vida real es la que enfrentas cara a cara, con miradas profundas y lágrimas de verdad, con sonrisas con ruido y respiración caliente, con manos tibias y charlas sentidas de tarde de domingo o lunes por la mañana.

Un día despiertas y decides darle sentido a las hojas en blanco y no correr tras ilusiones que nunca serán ciertas. Ya no te quedas en conciertos vacíos sino que haces sonar tu propia melodía, aunque sea desafinada y sin orquesta. Bailas con las manos en alto y cantando fuerte con aquellos que gustan de los mismos acordes. No buscas caer bien a todos y te contentas con ese puñadito de amigos que te hacen vibrar el alma.  

Un día despiertas y decides que tu cama abrigará solo sentimientos verdaderos que te hagan mejor ser humano. Preparas tostadas con dulce casero y el mate de siempre y confías en que las cosas pasan por algo, que cada mañana tiene una razón que hay que descubrir. Aprendes que “Principito” es un personaje de cuento y que si tu avión se avería debes animarte a repararlo.

Un día despiertas y recuerdas a las personas que son parte de tu mundo, parte sentida y concreta, no un dibujo apenas. Y decides buscarlas y recordarles que son importantes, que las quieres, que las elegiste, porque sí, porque son ellas, porque no tiene que existir razones muy rebuscadas para amar a pleno.

Viviana Baldo

 

Comentar con facebook

No hay comentarios