Literatura y reflexión sobre la Violencia de Género

Te presentamos dos poemas de la autora mendocina Marcela Gutilla que se encuentran en su libro Malherida, un tiempo para cada cosa.

0
1105

La escritora y periodista mendocina Marcela Guttilla publicó su primer libro el año pasado “Malherida: Un tiempo para cada cosa” donde reúne una serie de poesías y reflexiones sobre el tema que preocupa a toda nuestra sociedad, la Violencia de Género. Te dejamos dos de sus poemas para que vayas conociendo a la autora. La próxima semana Marcela Guttilla realizará una entrevista exclusiva con nuestro diario para que todos los lectores y lectoras puedan conocer su historia de lucha y su trabajo comprometido con la sociedad y las mujeres.

Dado vueltas

Escritora Marcela Guttilla
Escritora Marcela Guttilla

La tierra está en el techo

y los pies en el cielo,

el mundo dado vueltas,

mi mundo, el que quiero.

Grito mental y agudo

parálisis de miedo

palabras de agonía

látigos de silencios.

Los surcos no se abren

se niegan a ese riego

se cierran y descansan

de pasados de lágrimas…

y de grietas sin tiempo.

Malherida

Mujer malherida,

sin rumbo, sin ocaso:

si hasta el alma se te ha ido,

ya no quiere ese regazo.

No te engañes, ya es bastante,

si el espejo te devuelve

una imagen casi intacta,

es porque no existe espejo

que pueda mostrar tu alma.

Maltratada, humillada

¿Ya no ves cómo has quedado?

Y la mueca de tus labios

se dibuja sin desearlo.

¡Qué feliz pareces verte!

¡Qué dichosa hoy es tu vida!

Y te sigues engañando,

y no logras entender

¿por qué las manos vacías,

ya no abrazan como ayer?

¿por qué tu alma asustada ya no anida aquellos pájaros,

que volaron espantados,

de esa jaula tan vacía?

Mujer, ten valor:¡Mírate!

¿Acasos no te dan pena

esos ojos ya sin luz,

asustados por las palabras

que te clavan a una cruz?

Ya tus sueños se volaron,

están lejos y no vuelven,

esperando que despiertes,

que los llames, que los vivas.

Ya tus sueños se volaron,

esperando te liberes,

de esa cárcel que te impusieron,

desde afuera y desde adentro,

y no te deja ver quién eres.

Comentar con facebook

No hay comentarios