Los mitos de la gimnasia pasiva

0
245

Los aparatos de gimnasia pasiva invaden de publicidad prometiendo resultados mágicos, pero no es oro todo que reluce. Vale para complementar, pero no como base.

Seguramente ya has oído hablar de la gimnasia pasiva y no has podido dejar de preguntarte si es efectiva o no. Si sabes lo que es, es probable que seas de los que te quedas hasta tarde viendo la televisión porque suele ser uno de los productos estrellas de la Teletienda. La gran pregunta que siempre nos hacemos es: ¿será de verdad tan efectiva como prometen?

En estos momentos, existen muchos productos de gimnasia pasiva que prometen resultados rápidos y sin esfuerzos para mejorar nuestro cuerpo. La gran duda que a todos nos entra es si la publicidad de estos productos será honesta o no, si cumplirá las expectativas o nos hará llegar a los objetivos que nos proponemos. Para hablar de estos aparatos hay que valorar si puede tener eficacia a la hora de la pérdida de peso y de tonificar los músculos.

Para empezar a hablar de la eficacia o no de la gimnasia pasiva es bueno empezar entendiendo qué es. La gimnasia pasiva es la realización de una serie de ejercicios de manera involuntaria, es decir, utilizar aparatos que hagan que nuestros músculos se ejerciten sin que nosotros tengamos que realizar ningún movimiento voluntario. Es decir, podríamos ejercitar algunos de nuestros músculos en el sofá con algunos aparatos de electroestimulación, como los cinturones de abdominales, aunque también podrían parecer efectivos otros como las plataformas vibratorias o las camillas de gimnasia asistida. Además, otras personas optan por las fajas reductoras de abdomen, aunque estás no entrarían dentro de la gimnasia pasiva.

Hay que recordar que la gimnasia pasiva, en principio, se utilizaba con fines terapéuticos, para pacientes que tenían reducida su movilidad o para que se recuperaran de sus lesiones. Ahora también se utiliza para en el mundo de la estética y del fitness, y se ha adaptado al uso en las casas.

Entre las ventajas de estimular los músculos con la gimnasia pasiva se encuentra la mejora de la circulación y la tonificación muscular, aunque tiene un consumo calórico menor que el ejercicio tradicional, amén de que no tiene los beneficios cardiovasculares del ejercicio voluntario. Por estas razones, usar este tipo de aparatos para adelgazar no es la mejor estrategia para perder peso. Podría tener algún efecto si se combina con una dieta adecuada.

Cuando vemos los anuncios de gimnasia pasiva observamos que parece que se hace sin esfuerzo. Sin embargo, no es así. Por ejemplo, en el caso de las plataformas vibratorias no realizarás ningún movimiento, pero mantener la postura ideal para estabilizar tu cuerpo puede ser cansado. Por su parte, en los aparatos de electroestimulación, los de alta gama, si se utilizan programas de masaje o recuperación puede resultar hasta agradable, pero si utilizar programas para aumentar la musculatura a una intensidad alta que trabajen los músculos puede llegar a doler. Además, hay que recordar que los aparatos de gimnasia pasiva, si son buenos, son caros.

Como nota positiva de la gimnasia pasiva habría que destacar sus beneficios terapéuticos para masajes relajantes, lumbalgias, contracturas o dolor muscular. Además, es el complemento ideal para el ejercicio cardiovascular que puedas hacer.

Imagen de Flickr

Source: Salud

Comentar con facebook

No hay comentarios

Dejar respuesta