Nuestra América de José Martí“Injértese en nuestras repúblicas el mundo; pero el tronco ha de ser el de nuestras repúblicas”

Para conmemorar el día de la Resistencia Indígena le acercamos a nuestros lectores y lectoras el ensayo "Nuestra América" del escritor cubano José Martí. Características del discurso ensayístico. Reflexiones, ideas, la lucha ideológica por la independencia y la búsqueda de la propia identidad.

0
1512
(youtube)

José Martí (José Julián Martí Pérez) nació el 28 de enero de 1853 en La Habana, Cuba. Fue un intelectual, poeta, pensador, filósofo y participó fuertemente en política en la línea republicana-democrática y fundó el 10 de abril de 1892 el Partido Revolucionario Cubano (PRC) para organizar la independencia de su país de España, por esto fue conocido como “El Apóstol de la Independencia de Cuba”. perteneció al movimiento literario del Modernismo. Murió en 1895 a los 42 años, en Dos Ríos de Cuba, por una herida producida por un arma de fuego abatido por las tropas realistas.  Martí se encuentra en la misma línea de Simón Bolívar y José de San Martín por su lucha incansable por la emancipación de Hispanoamérica.

(goosebumps)
(goosebumps) “El apóstol de la Independencia de Cuba”

Nuestra América es uno de sus ensayos más populares fue escrito en 1891 y apareció en  La Revista Ilustrada de Nueva York el 10 de enero de 1891. El ensayo es un género literario que permite desarrollar un tema de una manera libre y personal, los ensayistas por lo general manifiestan a través de éstos reflexiones o ideas. La definición de ensayo, toma este término como el “escrito en el cual un autor desarrolla sus ideas sin necesidad de mostrar el aparato erudito”, “Género literario al que pertenece este tipo de escrito” según la Real Academia Española. El ensayo se constituye como la forma propia de expresión de las reflexiones en torno a una Identidad Iberoamericana.

En Nuestra América de Martí está presente el valor de la identidad Americana, la idea del “ser latinoamericano”, del pensamiento, las leyes, la educación, las razas y el gobierno propio de un pueblo, arraigado en su propia cultura, “Injértese en nuestras repúblicas el mundo; pero el tronco ha de ser el de nuestras repúblicas.” (p. 2).

Martí dirige sus palabras a un sujeto o grupo particular. Como señala Julio Ramos (1989), desde los primeros párrafos de “Nuestra América”, Martí le proyecta un lugar a su destinatario en el interior del campo de la identidad autorial:

“¡Estos nacidos en América, que se avergüenzan, porque llevan delantal indio, de la madre que los crió, y reniegan, ¡bribones!, de la madre enferma, y la dejan sola en el lecho de las enfermedades! Pues, ¿quién es el hombre? […]” (p.1)

Martí va haciendo un entramado de diversos temas, entre ellos, el Gobierno. Entiende, que el espíritu del gobierno ha de ser el del país, ya que, el Gobierno es el lugar en donde se contienen los elementos naturales del país. Los gobernantes necesarios, entonces, para este tipo de gobierno, deben conocer en las universidades los elementos peculiares de los pueblos de América en donde aprendan el arte del gobierno Americano.  “A adivinar salen los jóvenes al mundo, con antiparras yanquis o francesas, y aspiran a dirigir un pueblo que no conocen (p.2)

La identidad es parte central de sus reflexiones, se centra en las nuevas generaciones, las cuales han comprendido, que se imita demasiado y que existe una salvación, que para salir, es necesario crear: “Crear es la palabra de pase de esta generación” (p.4) que la libertad necesita, para ser posible, ser sincera y plena, por esto, la república debe incluir a todos y avanzar con todos. También insiste en que no hay razas, por lo tanto no existe el odio entre razas.

A su vez resalta la vergüenza que sienten los hombres nacidos en América, hecho que produce en Martí gran indignación. Porque comprende que no se puede tener más orgullo que de estas repúblicas, justamente, porque las repúblicas de América han conocido situaciones dolorosas, en donde se silenció, se apartó, se exterminó a los indios, donde el hombre negro se encontraba solo y sin reconocimiento, donde el campesino sentía indignación contra la ciudad: “El genio hubiera estado en hermanar […] la vincha y la toga; en desestancar al indio; en ir haciendo lado al negro suficiente; en ajustar la libertad al cuerpo de los que se alzaron y vencieron por ella” (p.3).

Habla también de los peligros que tiene América y del camino que debe seguir. Uno de sus peligros viene de la diferencia de orígenes, métodos e intereses entre los dos factores continentales. Pero el peligro mayor de América es el desconocimiento que tiene de ella su vecino próximo, porque ése desconocimiento, es la razón de que menosprecie a su propia patria. Siguiendo ésta línea de pensamiento, dice, que el deber urgente es enseñar a través de su historia manchada de sangre, cuyas venas fueron desangradas por sus propios dueños, que pudo salir vencedora de su pasado asfixiante.

“¡Porque ya suena el himno unánime; la generación actual lleva a cuestas, por el camino abonado por los padres sublimes, la América trabajadora; del Bravo a Magallanes, sentado en el lomo del cóndor, regó el Gran Semí, por las naciones románticas del continente y por las islas dolorosas del mar, la semilla de la América nueva!” (p.5).

Comentar con facebook

No hay comentarios