Ponte en forma para correr y no corras para ponerte en forma

0
205

Pensamos que correr es una buena manera de ponernos en forma, pero lo cierto es que debemos estar en forma antes de correr para evitar lesiones, incluso sustos mayores.

La fisioterapeuta canadiense Diane Lee es la autora de la frase: “No puedes correr para ponerte en forma, debes estar en forma para correr”. Y es que al año se producen en España alrededor de 35.000 muertes súbitas, de las cuales un centenar suceden en personas que hacen deporte de alto nivel sin control. Correr está de moda, el footing, salir a correr, ahora se llama running, y hay millones de personas que han tomado este camino para ejercitarse y cuidar su salud. Sin embargo, en ocasiones este ejercicio puede ser contraproducente y nos puede hacer mal. No podemos pasar de ser unos campeones del ‘sillonball’ a correr una maratón con sus 42 kilómetros. Antes hay una serie, bastantes, de pasos intermedios que debes cubrir para no ponerte en peligro. Como casi siempre la fórmula para el éxito es ponerse pequeñas metas para ir cubriéndolas en busca de la definitiva.

Lo cierto es que cuando empiezas a correr notas como una adicción llega a tu cuerpo y, cada uno a su ritmo, tratas de bajar los tiempos, las marcas, pero siempre debes saber donde están tus límites para no tener sustos, para seguir disfrutando de correr sin poner en peligro tu salud. Si quieres correr, cumplir tus objetivos y hacer marcas serias es básico que estés en forma. No uses el running para ponerte en forma, sino que debes ponerte en forma antes de correr en serio.

Hay que reconocer que el ejercicio aeróbico continuado y una alimentación correcta son el único camino para bajar peso. Es un hecho, sin embargo, que el trabajo de acondicionamiento físico y ganar fuerza es una necesidad y un deber en las personas que están preparándose para empezar a correr. Sin duda, tener una buena técnica de carrera es la mejor manera de ser eficaz, evitar lesiones y ésta se sostiene en la fuerza.

De esta manera, tenemos que saber que las prisas no son buenas, que dosificar los entrenamientos es clave, que comer bien e hidratarse es esencial y que el descanso, muchas veces, es el mejor entrenamiento porque es la piedra fundamental sobre la que se construye nuestra evolución como corredores. Debemos planificar un calendario de entrenamientos, potenciar la resistencia, la velocidad, la fuerza y la flexibilidad, al tiempo que cumplimos con la progresividad, individualidad y supercompensación. Y tener en cuenta que corremos para nosotros mismos, no para la galería.

De esta manera, antes de correr, si tienes sobrepeso, debes pensar en mejorar tu estado de forma, por ejemplo, con la bici, ya que así reduces el impacto sobre tus articulaciones. Comienza con un plan de acondicionamiento muscular para estabilizar tus articulaciones mediante ejercicios de core y de extensión de cadera y rodilla. Debes perder el peso que multiplique el impacto sobre las articulaciones y entonces será el momento de empezar con carrera suave, para ir adaptándote poco a poco.

Imagen de Flickr

Source: Salud

Comentar con facebook

No hay comentarios

Dejar respuesta