¿Por qué es bueno escuchar música mientras haces deporte?

Aunque hay cierta controversia al respecto, son muchos los que afirman que escuchar música mientras se hace deporte es bueno. Veamos los motivos.

0
260
Imagen de Flickr

Desde luego no todos los deportes se prestan a escuchar música. Sin embargo, existe cierta unanimidad a la hora de afirmar que en aquellos en los que se puede combinar la práctica deportiva con la música, ésta proporciona varios beneficios.

Uno de los motivos fundamentales que se aduce para afirmar que es bueno escuchar música cuando se hace deporte, es la capacidad de la música para influir en el estado de ánimo de las personas. Esta capacidad demostrada hace que una buena elección musical pueda ayudar a situar mentalmente a la persona mejor a la hora de la práctica deportiva.

Por otro lado, esta elección puede predisponer al esfuerzo de manera más simple que la auto motivación. Es más, diferentes estudios indican que nuestro cuerpo reacciona  a la música que solemos escuchar mientras hacemos deporte de forma aprendida. En otras palabras, nos predispone a ejercitarnos.

Por otro lado, es evidente que una elección musical correcta puede ayudar mucho a la parte mecánica de la práctica deportiva. El ritmo de la música que utilicemos mientras hacemos deporte va a estimular el área motor de nuestro cerebro, y, va a buscar acompasarse a la práctica deportiva que estemos llevando a cabo. Esto puede ser una buena herramienta de motivación. Además, ir ajustando las intensidades en un set musical, puede hacer una sesión de entrenamiento sea más completa y mejor ejecutada, ajustando las carencias a los ritmos.

Evidentemente, no hay que desdeñar el efecto de distracción que la música ejerce. Esta distracción puede alejarnos incluso de pequeños dolores o de sensaciones negativas, de cansancio o similares. Se trata de reducir la conciencia del esfuerzo que estamos realizando, esto puede proporcionar un pequeño porcentaje de mejora en el rendimiento sin duda.

Por supuesto, otra cuestión importante es la motivación. Es cierto que existen personas a las que no les gusta la música o les gusta de manera muy genérica, pero para la mayoría existe un grupo, un artista o una serie de canciones, que son motivantes. Aprovechar esta motivación también puede ayudar mucho a hacer más ameno y emotivo el tiempo que pasamos practicando deportes.

No existen estudios que afirmen al 100% una relación directa entre escuchar música y una mejora constatable del rendimiento. Si esto fuera real, obviamente, veríamos incorporar a la música no sólo durante los momentos previos a las grandes citas deportivas de élite, sino también durante su práctica.

Sin embargo, sí existe más unanimidad en cuanto a los beneficios que puede aportar en los procesos de entrenamiento, y al deportista aficionado como elemento motivador y foco de distracción positiva mientras practicamos nuestro deporte favorito (recuerda que sea compatible con escuchar música)

Source: Salud

Comentar con facebook

No hay comentarios

Dejar respuesta