Qué errores cometemos al comer en familia

0
374

A la hora de comer en familia no siempre hacemos las cosas de manera correcta. Veamos los principales errores que podemos cometer.

Qué errores cometemos al comer en familia

Lo primero es tener claro que, hoy en día, los modelos familiares son lo suficientemente diversos como para no poder establecer una única norma o reglas para comer en familia. Es difícil en muchos casos que la familia al completo pueda reunirse en torno a la mesa por cuestiones tan obvias como el trabajo, los estudios y en general los horarios.

Si es importante tener claro que cuando la situación lo permite este momento del día es fundamental por muchos motivos. Primero porque es un punto de conexión familiar importante desde el punto de vista emocional, algo que en muchas ocasiones se nos olvida.

Segundo, y no menos importante, porque es el ámbito perfecto para transmitir conocimientos y valores relacionados con la alimentación saludable a los más pequeños de la casa. Y, aquí es precisamente donde desafortunadamente más errores cometemos.

Obviamente existen algunas cuestiones de forma cómo mantener unos horarios estables en las comidas y vincularse como familia a ellos. También es importante la colaboración de todos los miembros de la familia en las actividades alrededor de la comunidad, desde poner la mesa hasta retirarla y fregar y por supuesto cocinar en caso de ser posible, etcétera. Pero es en los valores nutricionales y, en general, en lo que a la alimentación se refiere, donde más fallamos. Veamos algunos de estos errores.

Utilizamos demasiado productos industriales que, si bien es cierto pueden ser muy bien aceptados por el sabor o textura, no son desde luego lo más adecuado desde el punto de vista nutricional. La incorporación de bollería industrial, etc., es un buen ejemplo de todo esto. Sacrificar las cenas, por ejemplo, por alternativas de este tipo es sin ninguna duda un gran error.

Ceder a los gustos de los pequeños a la hora de confeccionar nuestros menús es sin duda otro gran error de bulto. La base de un buen crecimiento y desarrollo es una alimentación variada, en esta alimentación deben incluirse todos los grupos alimentarios, y esto siempre debe ser independiente de los gustos de los más pequeños. Evidentemente en muchos casos no es un trabajo fácil, pero es una necesidad absoluta.

Relacionado con lo anterior, es muy importante no caer en el error de considerar a uno un plato malo y a otro un plato bueno. Esto es algo que, por ejemplo, podemos cometer cuando ofrecemos un premio en forma de un dulce o una bollería industrial, a cambio de comer un plato de verduras o de un alimento que no guste al niño. Debemos eliminar premios y recompensas en relación a la alimentación, no resulta una buena idea ya que identifica unos alimentos como malos, que generalmente suelen ser los buenos, y unos premios como buenos que probablemente serán los menos buenos.

La bebida más saludable en la comida para los niños es el agua. Si queremos alternar esto con la incorporación de zumos estos siempre deben ser naturales, los zumos de frutas envasados o los refrescos azucarados no debieran estar incorporados a la comida de manera habitual.

En general, como ya sabemos aunque a veces nos cuesta reconocer, pecamos en exceso de todo lo que resulta sencillo de preparar o resolver. Esto no suele ser precisamente lo más saludable ya que o bien se trata de comida rápida, o de productos industriales procesados, elementos ambos que cuanto más esporádicamente se consuman mejor.

Imagen de Flickr

Source: Salud

Comentar con facebook

No hay comentarios

Dejar respuesta