Qué es la apnea del sueño y cómo combatirla

La apnea del sueño es un trastorno mucho más frecuente de lo que podemos pensar. Vamos a conocer algo más de este trastorno y cómo se puede combatir.

0
91
(dmedicina)

 

La apnea del sueño es un trastorno que afecta a la respiración durante los períodos de sueño. Quienes lo sufren experimentan o bien lo que se denomina respiración artificial o bien dejan de inhalar aire durante pequeños periodos de tiempo mientras están dormidos. En algunos casos, los más graves, estos períodos de tiempo se alargan pudiendo llegar hasta incluso 20 segundos o más.

En primer lugar hay que tener en cuenta que se trata de un trastorno que impide por un lado el descanso correcto, ya que interfiere en el ritmo de sueño natural, pero que también puede tener otras complicaciones en algunos casos graves.

En los casos menos graves, las personas que sufren apnea del sueño duermen de manera muy ligera o rara vez duermen profundamente, esto significa que se despiertan muy a menudo, en ocasiones sobresaltados, y, por tanto, no van a descansar nunca lo suficiente o lo que su cuerpo necesita.

Hay que tener en cuenta que la apnea del sueño puede manifestarse como parte de otros problemas de salud, generalmente se asocia mucho a cuestiones como la obesidad, y a su vez, puede derivar en problemas respiratorios serios así como trastornos más profundos.

Causas de la apnea del sueño

Existen diversas causas por las que se manifiesta la apnea del sueño, las más habituales, o los grupos más frecuentes son los siguientes:

La apnea obstructiva: que se produce cuando se estrechan las vías respiratorias debido al desequilibrio en los músculos de la garganta. En este caso se hacen pausas en el movimiento de inspiración al respirar, esto reduce la llegada de oxígeno a la sangre. Cuando esto ocurre las personas se despiertan de manera instantánea y sobresaltada ya que el cerebro se pone en alerta al detectar que hay una incapacidad para respirar. En casos leves quien sufre la apnea no se despierta ya que de manera automática el mecanismo respiración se activa. Generalmente viene acompañado de una sensación de asfixia además de los malestares habituales de la apnea del sueño.

Apnea central: es menos frecuente que la anterior, pero suele ser más compleja e indicativa de problemas. Sucede cuando el cerebro no se comunica de manera correcta con los músculos que realiza la respiración. Suele acompañarse de muchas dificultades para conciliar el sueño y de sueño muy ligero. Quienes sufren esta apnea suelen presentar problemas cardíacos y una alteración del sueño en la que se despiertan muchas veces de madrugada.

Apnea del sueño complejo: se produce por la obstrucción de las vías respiratorias por diferentes fallos en alguno de los músculos que intervienen. Es probablemente la apnea más común y puede originarse en el consumo del tabaco, en el consumo de alcohol, enl obesidad, en la obstrucción en el paso de la nariz o simplemente en antecedentes familiares de apnea.

Tratamientos básicos para reducir la apnea de sueño

Es evidente que se trata de consejos para paliar en la medida de lo posible el padecimiento de la apnea, pero nunca deben ser tomados como una herramienta sustitutiva de la consulta médica. La apnea del sueño es un trastorno lo suficientemente relevante como para consultemos con nuestro médico, ya que existen tratamientos eficaces que van desde cuestiones básicas como ejercicios hasta el uso de máquinas que facilitan la oxigenación correcta y un sueño adecuado.

Reducir el peso, incluso sólo unos pocos kilos, puede ayudar mucho. Se aliviará la constricción de la garganta. Obviamente si recuperas el peso saludable puedes notar mucho la influencia de la apnea del sueño.

La actividad física moderada, simplemente un paseo diario, también puede ayudar a la apnea del sueño obstructiva.

El consumo de alcohol, de tabaco, un exceso de medicamentos o los antihistamínicos son elementos poco beneficiosos para quien sufre apnea del sueño. Hay que procurar evitar los o limitar su consumo.

A la hora de dormir hay que evitar dormir boca arriba. Lo adecuado es dormir de costado o boca abajo. Durmiendo boca arriba puedes causar que la lengua o el paladar se apoyen en la garganta y bloqueen las vías respiratorias.

Trata de mantener las fosas nasales abiertas durante la noche. Desde las bandas elásticas diseñadas a tal efecto, hasta el uso de sprays nasales de limpieza, debes tratar de mantener tus fosas nasales abiertas, pero, sin el uso de descongestionantes o antihistamínicos.

Hay que tratar de evitar las cenas pesadas o el consumo de cafeína. La cafeína no ayuda a conciliar y mantener un sueño regular, del mismo modo una digestión pesada tampoco ayudará a este efecto.

Imagen de FLickr

Source: Salud

Comentar con facebook

No hay comentarios

Dejar respuesta