Qué posturas son buenas para cuidar la espalda de los niños

0
728

Del mismo modo que cuidamos la salud en general de los niños, prevenir problemas de espalda van a resultar fundamentales en su desarrollo.

 Qué posturas son buenas para cuidar la espalda de los niños

Hay que tener en cuenta que una gran parte de los problemas de espalda cuando somos adultos han tenido como origen la infancia. Desde simples calambres o dolores musculares hasta verdaderas enfermedades y problemas serios, pueden ser reflejo de una espalda mal cuidada en la infancia.

 

Para tratar de mejorar la prevención sobre los problemas de espalda debemos, necesariamente, partir de las buenas prácticas relacionadas con, generalmente, las posturas. Pero ni mucho menos esto es lo único a tener en cuenta.

 

Por supuesto pueden existir factores físicos que hagan que el niño tenga propensión a problemas de espalda, pero también, existen otros factores que podrían ser controlados. Uno de ellos es el mobiliario escolar, y también el mobiliario en el hogar.

 

La influencia del mobiliario escolar es básica si tenemos en cuenta la cantidad de horas que los niños pasan en sus puestos de estudio. Sin embargo, estos mobiliarios no evolucionan siempre necesariamente en función de la propia evolución física de los niños. Algo similar puede ocurrir en el ámbito del hogar.

 

Otro elemento importante es, por supuesto, incorporar buenos colchones a las camas de los niños para proporcionar no sólo un correcto descanso, sino también una postura adecuada para la espalda durante el sueño. Asimismo, la práctica deportiva es un gran aliado para todo lo que tenga que ver con un buen desarrollo físico, también para la espalda.

 

Desde el punto de vista de las posturas correctas o incorrectas hay un buen número de ellas que debiéramos tratar de revisar y en su caso corregir. Vamos a ver las más importantes.

Postura al sentarse

En este caso hay que evitar que los niños queden sentados con la espalda curvada y los hombros caídos. Además de utilizar sillas correctas para el tamaño del niño, que incorporen soportes adecuados para la espalda, es importante aconsejarles mantener los hombros erguidos y los pies siempre apoyados en el suelo.

Postura al dormir

Esto es más complicado de corregir ya que los hábitos al dormir no siempre son realizables y controlables del mismo modo que los hábitos diurnos. En general debemos evitar que los niños duerman boca abajo para no forzar la zona cervical con la postura de la cabeza. Dormir boca arriba o dormir de lado son opciones mejores.

Postura al caminar

También resulta interesante revisar y en su defecto corregir la postura al caminar que, no suelen ser objeto de atención en comparación a otras posturas y sin embargo, tiene importancia y mucha.

 

Aquí es interesante revisar la posición de los hombros al caminar, la posición de la cabeza o si se arrastran los pies. Lo correcto es tratar de modificar los hábitos negativos, en este caso caminando con los hombros hacia atrás y rectos, la cabeza erguida y la espalda recta.

Postura al hacer los deberes

Muy similar a la postura al sentarse aunque, en este caso, hay que tener en cuenta que deben inclinarse hacia delante en muchas ocasiones para escribir.

 

Al sentarse es muy importante que exista un equilibrio entre el tamaño del niño y el tamaño de la silla y el escritorio donde realiza sus tareas escolares. En cualquier caso lo importante sigue siendo mantener la espalda pegada al respaldo, los hombros erguidos y una postura en general hacia el fondo de la silla.

Los videojuegos y la televisión

Suele ser otro momento complicado para una buena postura de espalda, fundamentalmente porque se tiende a relajar la misma.

 

Aquí es importante que los niños entiendan que la postura jugando o viendo la tele debe ser muy similar a la que mantienen cuando están sentados en cualquier silla. Con la espalda apoyada de manera firme y recta, como poco. Cuando van a pasar un buen rato con esta actividad, si es posible, es mejor que lo hagan en una silla.

Llevar la mochila

Hemos dejado este aspecto para lo último, pero, con la vuelta al cole es importante remarcar la importancia que tiene.

 

En primer lugar debemos buscar siempre mochilas que se adaptan bien al tamaño y las características del niño. Esto es fundamental, y, en la medida de lo posible, debemos buscar aquellas que presenten mejores materiales para su acarreo, correas acolchadas, fondos blandos contra la espalda, etcétera.

 

En cualquier caso, e independientemente de si se lleva en la espalda o en la mano, debemos respetar siempre los pesos máximos recomendados, que tienen que ser no superiores al 10% del peso del niño.

Imagenes de Flickr

Source: Salud

Comentar con facebook

No hay comentarios

Dejar respuesta