¿Qué se considera una urgencia vital en tu seguro?

La urgencia vital es un elemento muy importante en relación a los seguros. Vamos ver en qué consiste de verdad y por qué es clave en tu seguro de vida y de salud.

0
350
Imagen Ilustrativa (Comeca)

 

Y es que la urgencia vital, además de por lo obvio, resulta muy importante dentro de un seguro de salud respecto a cuestiones tan capitales como los centros concertados o los periodos de carencia.

Qué es una urgencia vital

Por urgencia vital se entiende a una condición médica que puede implicar riesgo de muerte o secuela grave para el paciente si no recibe atención médica inmediata.

Es decir, en una situación de urgencia vital el paciente debe ser inmediatamente atendido. Esto no debe confundirse con una urgencia médica o la necesidad de asistencia médica de urgencia, la diferencia queda marcada en el riesgo de la no intervención inmediata en el primero de los casos. En otras palabras, en una urgencia vital tu vida corre peligro, en una urgencia médica, no.

La urgencia vital va a ser tratada generalmente de la misma manera por la gran mayoría de seguros. Desde el punto de vista de los periodos de carencia, en los que teóricamente el asegurado no puede acceder a un a los servicios contratados, situaciones de urgencia vital con requerimiento de intervención inmediata y hospitalización serán permitidas por la aseguradora. Para que lo entiendas mejor, no se aplicará el periodo de carencia.

En el caso de no existir centros concertados cercanos donde atender esta urgencia vital, habitualmente se puede acudir a otro centro privado o público. Ojo, urgencia vital, no urgencia médica. Cuando esto ocurre es obligatorio comunicar a la aseguradora la situación en un plazo que suele ser no superior a la semana desde la hospitalización o atención. También es posible que se exija la justificación de elección del centro, es decir, acreditar que este era el centro más cercano y, por supuesto, acreditar la situación de urgencia vital.

Es importante tener claro que los costes de atención en un centro sanitario público no van a ser atendidos por la aseguradora, ya que la sanidad pública garantiza esta atención, es decir, tampoco repercutirán en el bolsillo del paciente y de su familia.

Resulta relevante también tener en cuenta que la mayoría de aseguradoras, aunque autorizan la estancia en centros no concertados, lo hacen por períodos limitados de tiempo. Estos periodos se van a determinar en función de la evolución del proceso médico, aunque pueden intervenir también las medidas estadísticas de la propia aseguradora. En esta situación puede ser necesaria la solicitud una prórroga, que debe pedirse a la aseguradora junto a un informe médico. De cualquier manera, la aseguradora siempre procurará trasladar cuanto antes al paciente a un centro concertado.

Obviamente, lo que el seguro nos dice es que en caso de una urgencia vital no van a abandonar al paciente a su suerte. Independientemente de estar en un centro concertado o no o dentro de un periodo de carencia o no, la urgencia vital será atendida. Eso sí, hay que tener en cuenta que pueden existir posteriormente costes derivados de la atención o de la hospitalización si se ha realizado en un centro privado. En este sentido, es muy importante tener las cosas claras desde el principio y para ello la compañía aseguradora debería informarnos de manera transparente sobre las diferentes situaciones que pueden darse y las respuestas a las mismas.

Imagen de Flickr

Source: Salud

Comentar con facebook

No hay comentarios

Dejar respuesta