Riesgos de trabajar con ordenadores

0
171

Trabajar delante de un ordenador tiene más riesgos de los que tal vez percibimos en primera instancia. Vamos a repasar los más importantes.

Riesgos de trabajar con ordenadores

En el mundo actual el uso del ordenador es común a prácticamente cualquier tipo de tarea profesional. Sin embargo, existen cada vez más personas que dedican la mayor parte del tiempo profesional a trabajos relacionados con el uso de estos dispositivos.

Por otro lado no debemos olvidar que los ordenadores también son, junto a los dispositivos móviles, una parte fundamental del ocio en la actualidad. La unión de ambas cosas hace que sean muchas las personas que pasan una ingente cantidad de horas delante de las pantallas de los ordenadores.

Los riesgos de trabajar con ordenadores

A pesar de estar ante un fenómeno relativamente nuevo, que se ha multiplicado de manera exponencial en las dos últimas décadas, lo cierto es que ya conocemos un buen número de riesgos que presenta este tipo de actividad.

Los riesgos más habituales, los más comunes y que se dan con enorme frecuencia son los siguientes:

  • El dolor o el entumecimiento las articulaciones, en los dedos, en el cuello, o brazos y espalda. Este dolor es producido por la prolongada exposición a determinadas posiciones y gestos que el ordenador obliga.
  • La fatiga, tanto visual como psicológica, que el uso constante del ordenador produce. Teniendo en cuenta además aquí la enorme cantidad de estímulos audiovisuales que recibimos de manera constante y que contribuyen a estas fatiga.
  • El síndrome del túnel carpiano derivado del uso del ratón, y que se produce tanto por el abuso cuanto número de obras como por la postura adoptada por la mano en el uso de este dispositivo.

Digamos que estos serían los tres riesgos básicos, y, realmente los menores ya que a partir de aquí nos encontramos con derivaciones que pueden tener verdaderos problemas serios de salud.

Un buen ejemplo lo encontramos cuando un dolor postural acaba convirtiéndose en una contractura o en un problema muscular serio. O cuando la fatiga visual acaba derivando en problemas oculares de nivel elevado.

Todo lo anterior sin entrar a fondo en los problemas psicológicos derivados del abuso de las nuevas tecnologías, un campo en el que aún se está investigando pero que va a resultar trascendente en los próximos años.

Qué hacer ante estos riesgos

La buena noticia es que hay muchas cosas, y sencillas, qué podemos hacer para minimizar estos riesgos.

Las primeras medidas son relativas a cómo interactuamos con el ordenador. Trabajar o disfrutar de este dispositivo en un entorno ventilado, amplio y con luz natural sería una buena idea siempre. Tener dispositivos periféricos adecuados como ratones, teclados y alfombrillas ergonómicos también es una buena idea.

Por supuesto, una buena silla y una buena postura sentado ante el ordenador son elementos fundamentales para prevenir los problemas musculares. Una buena silla del ordenador y tiempo invertido en estudiar la mejor postura para nuestro cuerpo son inversiones acertadas para nuestra salud.

Desde el punto de vista de la salud mental resulta básico tener claro que debemos realizar prácticas creativas y prácticas mecánicas en combinación, a la vez que cada tiempo determinado debemos levantarnos de nuestro puesto y relajar la musculatura y la mente. Buscar actividades para alternar el trabajo propiamente dicho de ordenador con otro tipo de trabajos es muy importante aquí.

En nuestra vida privada la práctica de deporte, la dieta saludable y en definitiva los hábitos para una buena salud, pasan por dedicar menos horas al ordenador y más al sueño, al deporte y al ocio activo.

Imagen de Flickr

Source: Salud

Comentar con facebook

No hay comentarios

Dejar respuesta