Si fumas cuando estás embarazada mandas 17 millones de sustancias nocivas a tu bebé

0
191

Fumar es un horrible hábito que puede acabar con tu vida. Si estás embarazada también estás acabando con tu bebé. No te imaginas la cantidad de efectos secundarios que tiene para él.

Se suele decir que las madres son capaces de hacer cualquier cosa por sus hijos. En general es una realidad, pero parece que el tabaco puede llegar a ser más fuerte que sus vínculos familiares. No sólo no dejan de fumar por su propia salud (conocidos son ya los numerosos perjuicios que causan), sino que les cuesta dejarlo también por los bebés que llevan en su vientre. Según Angela Martínez Picó, presidenta de Scatter, el 25% de las mujeres en edad reproductiva son fumadoras habituales y el 50% de ellas cuando están embarazadas no dejan de fumar pudiendo crear daños irreversibles al feto, amén de a ellas mismas, por supuesto. Al menos hay otros 50%, de ese 25%, que sí deja el pitillo cuando lleva otro ser dentro de sí, aunque el 70% de ellas vuelve a fumar una vez que ha dado a luz.

La ginecóloga Elena Castellanos ha advertido ya en numerosas ocasiones que el tabaco adelanta la menopausia, aumenta el riesgo de infartos de miocardio en mujeres que toman anticonceptivos, influye en tratamientos de reproducción asistida y tiene muchas consecuencias en el feto y su desarrollo posterior.

No paró ahí. Castellanos explicó que el tabaco produce en el feto una bajada de peso y le predispone a sufrir asma infantil, otitis o infecciones respiratorias, amén de señalar que algunos estudios relacionan el consumo de tabaco con el síndrome de hiperactividad, déficit de la atención y cáncer infantil. Y por si fuera poco, los hijos de mujeres fumadoras son más proclives a padecer diabetes y enfermedades cardiovasculares. Teniendo en cuenta todos estos datos es más difícil todavía entender como la mitad de las mujeres fumadoras no pueden dejar de hacerlo cuando están embarazadas.

Quizás con algunos datos fácilmente deducibles, ese 50% de mujeres que siguen fumando en el embarazo se lo piensen dos veces. Una fumadora media se enciende 13 cigarros al día. Si sumamos todos los pitillos hasta el día del alumbramiento serían 3.640 cigarros y teniendo en cuenta que al fumar uno estás inhalando 4.700 sustancias nocivas, en todo un embarazo has sometido a tu hijo o hija a más de 17 millones de estas sustancias.

Por suerte, si la embarazada deja de fumar, el beneficio se nota en poco tiempo. En 20 minutos baja el pulso y la presión sanguínea, el contenido de monóxido de carbono en el organismo se reduce a las ocho horas y las 24 ya remite el riesgo de infarto. También el bebé se beneficia. Amén de no inhalar 17 millones de sustancias nocivas, recibe una cantidad apropiada de oxígeno y alimento y su desarrollo no se ve obstaculizado por la nicotina.

Por todo ello, es recomendable que tires el cigarrillo desde ya. Tíralo. Y después puedes seguir algunos de estos consejos: Busca apoyo, márcate un día para dejarlo (el ideal es hoy, ya), déjalo de golpe, piensa que dentro de 10 o 12 días la necesidad de encender un pitillo desaparecerá, evita rutinas que te empujen al cigarrillo y prémiate por cada día que superes, bebe mucho y con regularidad, muévete, prueba con la acupuntura, haz deporte y lleva una vida sana.

Imagen de Flickr

Source: Salud

Comentar con facebook

No hay comentarios

Dejar respuesta