¿Solidaridad o falta de Políticas Públicas?

0
1214
Perchero Solidario .Café Prensa.

Comenzó el segundo semestre administrativo del oficialismo y el panorama no parece ser más alentador que el primero. De cara al inicio del año asistimos a varios cambios económicos y sociales que han instalado a la clase media en el sector más vulnerado. Hecho concreto de esto son los despidos crónicos que se han dado en el sector privado y público, acompañado de una inflación que repercute directamente en los productos de la canasta básica de alimentos. Sin embargo, con el fin de subsanar las carencias del sector mencionado, la Provincia, comerciantes y movimientos sociales se han dado la tarea de idear “técnicas solidarias” para ayudar a las personas en “situación de calle”.

Ejemplo de ello son:

Heladera solidaria: Propuesta que tuvo su nacimiento en la ciudad de Tucumán y los  dueños de distintos restoranes idearon preservar la comida que sobra y colocarla en un refrigerador al alcance de aquellos que no pueden pagar un plato. Su máximo exponente en Mendoza fue el Instituto de Gastronomía Arrayanes. Aldo Ansaldi, Director de la escuela de cocina declaro a Diario Uno “lo que a mí más me motivó a poner en práctica lo que se hizo en el Norte es que no puedo ver a nadie comer de la basura. Hay que ayudarlos a que coman productos en condiciones, por eso contamos con bromatólogos que entiende si el alimento está para su ingesta”.

Perchero Solidario: El objetivo es que ciudadanos revisen sus roperos, seleccionen las prendas que tengan en desuso y las coloquen a disposición de quienes lo necesiten. El comerciante de la iniciativa declaró a Diario Los Andes “No hace falta que nos digan ‘Gracias’ en la cara, sino con verles la cara alcanza”.

Tortitas o pan del día anterior: la siguiente práctica fue optada por algunos pequeños y medianos comerciantes de panificadoras o kioscos. Las tortitas o pan que no fueron vendidos, eran ofrecidos el día posterior en bolsitas fuera del local comercial para que la retiraran quienes desearan.

Café solidario o pendiente: Impulsado desde el Ministerio de Economía, Infraestructura y Energía a través del Instituto de Desarrollo Comercial (IDC), convocó a los empresarios a una “acción de responsabilidad social”. El objetivo es pagar un café que queda “pendiente” para que luego alguien en situación de calle lo aproveche. Según distintas fuentes, comenzó en Italia en el 2008 y distintas ciudades se han adherido.

Café Pendiente PR Logo.
Café Pendiente PR Logo.
Heladera Solidaria. Planeta Azul.
Heladera Solidaria. Planeta Azul.

Frente a los ejemplos citados cabe preguntarnos: ¿Por qué? Porque una persona no puede acceder a los productos que desea consumir en su dieta diaria desde la heladera propia, sino que tiene que aguardar a la buena voluntad de un instituto gastronómico. Resulta agresivo que algunas personas deban esperar a que a un ciudadano le “moleste” ver gente comiendo de la basura y decida ofrecer los alimentos que sirven para la enseñanza de alumnos. Porque sufrir la doble victimización al retirar la ropa que dan en un perchero solidario, y me refiero a doble victimización, ya que la primera fue acusarlo de ser pobre. Porque acudir al producto panificado del día anterior y no tenerlo fresco en el día de su elaboración. Y por último, porque el Estado en vez de dar una contención directa pone en manos de particulares la atención de ofrecer un café pendiente.

La situación de nuevos pobres en Argentina no es algo del siglo XXI. Las clases sociales han existidos desde el nacimiento del Estado. La clase media y baja son las que mayor movimiento perciben en sus filas y es debido a las políticas que adoptan los Gobiernos de turno. En el 2001 era alarmante el crecimiento del sector desempleado y personas que se encontraban bajo la línea de pobreza. Hoy asistimos a la repetición de ciertos parámetros de aquellos años que deben ser puestos bajo la lupa. Las técnicas solidarias se están reproduciendo y encontrarán su punto más álgido en el Club del Trueque. Aquella vieja forma de intercambiar productos que nos remite a una época de profunda crisis y caos social en Argentina.

 

Gisel Guajardo

 

Comentar con facebook

No hay comentarios