Somos menos egoístas a partir de los 45

0
405

¿Somos menos egoístas según nos hacemos mayores? Según un reciente estudio de la Universidad de Oregón sí. De hecho este estudio dice que somos menos provistas a partir de los 45.

Somos menos egoístas a partir de los 45-1

En el estudio los investigadores encontraron que es a partir de los 45 años cuando las personas tendemos a dar más dinero, pero, también, cuando obtenemos mejores resultados en test de personalidad sobre el altruismo.

El estudio, realizado por investigadores de la Universidad de Oregón, combinaba diferentes enfoques y visiones. Así se incorporaban dentro de la investigación enfoques psicológicos, económicos y también un enfoque relacionado con la neurociencia. Es a partir de la combinación multidisciplinar de todas estas áreas cuando se puede, siempre según los investigadores, diferenciar el altruismo puro de otros motivos que pueden llevarnos a ejercer la caridad.

Un buen ejemplo de la necesidad de este enfoque multidisciplinar en el estudio es la  sensación de gratificación personal que sentimos después de hacer algo bueno. Esta sensación no está directamente relacionada con el altruismo, sino más con un sentimiento intenso momentáneo o con una necesidad de equilibrio en las acciones personales. El estudio de la Universidad de Oregón pretendía analizar el punto en el que el altruismo no buscar recompensa personal, ni reconocimiento alguno interior o exterior.

Para realizar este estudio se repartieron 100 $ a cada uno de los 80 adultos participantes. Posteriormente se animó a estos adultos a decidir el destino del dinero que podía ser aportar a organizaciones benéficas reales o guardar el dinero. El estudio se completaba con resonancias magnéticas de los participantes mientras observaban el flujo de dinero ya sea en dirección a sus propias cuentas o a las organizaciones benéficas seleccionadas al azar. Posteriormente se realizaban test de personalidad a cada participante.

El estudio concluye que para una parte de los participantes los centros de recompensa del cerebro se activan en mayor medida al observar las transferencias monetarias a sus propias cuentas que en dirección a organizaciones benéficas. Esto sería interpretado como una respuesta en forma de interés propio.

Existía otro grupo en el que los centros de recompensa cerebrales eran más activos mientras contemplaba las transferencias de dinero a organizaciones benéficas. En general estas personas también tendían a donar más dinero cuando se les daba la opción. Asimismo también estas personas puntuaron más alto en los rasgos altruistas y pro sociales en las pruebas de personalidad.

El cruce de los datos de los tres parámetros a estudio encuentra que ese sentimiento de altruismo más completo se da en las personas mayores de 45 años. Además, los investigadores descubrieron que existen otros factores importantes dentro de esta tendencia a ser más o menos altruista.

Aunque el factor religioso pudiera parecer como más propenso al altruismo, esto se daba solo de manera ligera, y no jugaba un papel fundamental. Tampoco lo hacía la tasa de ingresos anuales de las personas, lo cual indica que las personas mayores no eran más generosas por tener más o menos dinero.

Lo que el estudio apunta como valor fundamental es la experiencia de las personas mayores. Esta experiencia parece estar detrás de un mayor nivel de solidaridad y de contribución al bien público.

El estudio, publicado en la revista Journal of Experimental Psychology: General, se basó en un estudio realizado por la misma Universidad en el año 2007. Aunque se ha tratado de un estudio más robusto que el inicial, según los propios investigadores aún se necesitan más investigaciones para contrarrestar los resultados.

Imagen de Flickr

Source: Salud

Comentar con facebook

No hay comentarios

Dejar respuesta