Yoga, para quién es

0
670

¿Quién no ha oído hablar de los beneficios del yoga? Una cosa es que sea buena y ora que sea bueno para ti. Cómo descubrirlo.

Yoga, para quién es

Seguro que en muchas ocasiones has escuchado hablar sobre los beneficios del yoga. Puede que también te hayas preguntado para quién es el yoga o si es posible realizarlo con cualquier edad y condición física y los beneficios que puede aportar. Vamos a tratar de responder de manera sencilla a estas preguntas.

Si preguntáramos de manera directa a quienes tienen experiencia en la práctica del yoga por estas cuestiones, probablemente la primera respuesta se orientada a tratar de explicar que es el Yoga.

Qué es el Yoga

Se trata, en una definición simple, de una práctica milenaria entendida como arte o forma de vida que surge en la india pero que a lo largo de la historia se ha ido extendiendo por todo el mundo. El yoga y su práctica proporciona una serie de beneficios variados que vienen a considerarse una parte de lo que se puede obtener gracias a su incorporación en nuestras vidas cotidianas ya que, la idea original y básica es buscar la armonía y el desarrollo personal, en esa búsqueda es donde vamos a obtener los beneficios citados.

En un contexto de vida como el actual, de gran presión y estrés, el yoga se muestra como un camino de equilibrio que, además, puede aportar una gran mejoría a todos los niveles, tanto físicos como mentales.

Para quién es el Yoga

El yoga no debe tener edad ni condición, cualquier persona que desee mejorar el nivel físico o mental puede incorporarse a su práctica, es cierto que los grados y niveles pueden requerir esfuerzos en algunos momentos, pero el nivel de resultados es lo suficientemente interesante y positivo como para justificar este esfuerzo.

El yoga no entiende de edad, su práctica en la infancia además de la mejora física y mental que aporta, trae consigo una práctica que exige disciplina personal y ayuda a la concentración y la mejora de la memoria, esto puesto en práctica desde la infancia puede proporcionar a largo plazo no sólo beneficios sobre las áreas citadas, sino también en el hecho de mantener un cuerpo flexible y saludable a largo plazo.

El grupo de personas mayores, otro que puede ser susceptible de pensar en no verse incluido dentro de la práctica del yoga, al contrario, puede encontrar a través de una progresión de ejercicios suaves el mantenimiento de la movilidad y la mejora sustancial en problemas importantes en edades avanzadas como la circulación, la artritis, la artrosis etcétera.

En definitiva las rutinas del yoga pueden adaptarse a todo el mundo, todas las edades y todas las condiciones.

El Yoga y el deporte

Como práctica vital, como ejercicios y rutinas incorporados a nuestra vida cotidiana, el yoga se convierte en un complemento excepcional para la práctica de la gran mayoría de deportes. Por ejemplo, aquellos deportes en los que es necesario el uso y el trabajo de los grupos musculares, fundamentalmente centrados en el cuello, los músculos abdominales, la espalda etc., ya que la práctica del yoga incide tanto los músculos mayores como los grupos de músculos menores, aumentando la flexibilidad y la producción de fuerza.

Independientemente del tipo de deporte que se practique lo cierto es que el yoga ayuda a mejorar desde cuestiones musculares como las ya citadas, hasta otras tan valorables como el equilibrio mental, el control de la respiración a nivel muy elevado, y en general al tan buscado equilibrio cuerpo/mente.

En definitiva nos encontramos ante una práctica adecuada para todo tipo de edades, ajustable a las diferentes condiciones físicas y que puede aportar una gran cantidad de beneficios tanto físicos como mentales, convirtiéndose a la vez en un excelente complemento de cualquier práctica deportiva.

También te puede interesar:

Yoga postparto: por qué es una buena idea

Yoga: el arma secreta contra el dolor de espalda

Cinco deportes para una familia con adolescentes

Imagen de Flickr

Source: Salud

Comentar con facebook

No hay comentarios

Dejar respuesta