0
322

Para ella, la decisión del casamiento la sintetizo en una palabra: renovar. “En un momento que se está renovando la fe, la justicia, la confianza, lo colectivo y lo que nos une, tomamos la iniciativa que siempre pensamos y sabíamos que en algún momento ibamos a casarnos.”, expresó con una sonrisa dibujada minutos antes de entrar a la ceremonia formal.

Y siguió su relato de la historia de amor con Pablo: “después de tantos años compartidos juntos y de haber construido como familia, como compañeros de los derechos de humanos, de lucha, de militancia y ahora, en esta etapa de trabajo en los juicios, esta es la manera que hemos encontrado de construir el amor con nuestros hijos, sobrinos y nuestra nieta”.

Con la sinceridad que la caracteriza, Mariú sintetizó: “encontré en él un compañero que pudo comprender mi situación como para criar al hijo de Rubén Bravo y mío, y lo hizo como si fuera propio”.
Y entrerisas, agregó: “además, es muy bonito, pero sobre todo, son las cosas que yo valoro de él y que son las que nos permiten a los seres humanos llegar lejos”.

Por su parte, Pablo, que llegó minutos después que la novia, en diálogo con Diario UNO confesó:” hay varias cosas que hacen que nosotros apostemos siempre a la construcción y al amor, con Mariú nos une una historia de muchas cosas, entre otras, hemos transitado momentos muy difíciles, fue allí cuando nos dimos la posibilidad de entregarnos con nuestros hijos, nieta y muchos compañeros y amigos a toda batalla y lucha que se nos presentó y lo resolvimos con mucho amor”.

Y las siguientes palabras fueron aún más contundentes: “ después de todo, esto significa la victoria, no nos robaron la alegría, el alma, no pudieron dejarnos al margen de lo que es disfrutan la pareja, los nietos, los amigos”.

Mariú tiene un hijo varón Nazareno Bravo, fruto de su matrimonio con su marido desparecido por la dictadura militar, y quien le dio la primera nieta, Martina.

Y con Pablo, su flamante marido que es psicólogo social y coordinador de proyectos de la Dirección de Educación a Distancia de la Universidad Nacional de Cuyo, tuvieron a Celeste que tiene 26 años.

La joven que cuido los detalles de la organización del evento y se encargó de recibir los invitados que llegaron a presenciar la ceremonia civil, también fue la que repartió el arroz para tirarle a los recién casados, también expresó su felicidad: “estoy muy felíz, emocionada y creo que es un momento, sobre todo, muy importante para ellos”.

Ambos compartieron el momento de la celebración civil con muchos amigos, familiares y compañeros de lucha por los derechos humanos de casi 40 años, y quienes estaban muy emocionados de acompañar a la felíz pareja.

Algunas de las personalidades conocidas del ámbito local que presenciaron la unión fueron: Elba Morales, presidente del Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos, Agostina De Vera, representante en Mendoza de Madres de Plaza de Mayo, el director de teatro Ernesto Suárez, la actriz Gladys Ravalle, el diputado Néstor Piedrafita, y hasta el Presidente de la Suprema Corte de Justicia, Omar Palermo.

Antes de firmar las actas, la pareja posó a las cámaras y, luego, sellaron la unión con un sentido abrazo. Y como en todo casamiento, no faltaron las lágrimas del público presente.

Al finalizar la ceremonia, los novios se besaron y recibieron la expresión de cariño de una gran cantidad de invitados.

Fuente UNO

Comentar con facebook

No hay comentarios