Asamblea Penitenciaria y Red de Familiares de Presos

Un libro para una política inclusiva de seguridad

0
639

El libro Asamblea Penitenciaria y Red de Familiares de Presos. Ensayos para la construcción de una política inclusiva de seguridad, escrito por Alejandro Poquet y Vicente Espeche, relata el desarrollo de dos prácticas novedosas en el país y en el extranjero en un ámbito tradicionalmente carente de ideas y voluntad política reformadora.

Muestra que aun en una de las áreas más represivas y problemáticas del sistema de seguridad pública, es posible llevar adelante acciones verdaderamente transformadoras y democráticas, respetuosas de los valores y normas de un Estado Social de Derecho.

tapalibroEn el prólogo Eías Carranza, director del Instituto Latinoamericano de las Naciones Unidas para la Prevención del Delito y Tratamiento del Delincuente (ILANUD) dice que “se trata de dos experiencias muy intensas, inéditas y valiosas, pero también fugaces”, ya que el paradigma institucional tradicional, militarizado, desprofesionalizado y violento, terminó silenciando un acontecimiento histórico penitenciario que fue reconocido por Naciones Unidas como una práctica que mejora la calidad de vida de los habitantes.

El libro narra el contexto ideológico y criminológico y cada uno de los pasos que se fueron cumpliendo en la implementación de estos dos ensayos inéditos, realizados en el año 1999 en la Provincia de Mendoza cuando Poquet fue Subsecretario de Justicia y Espeche Coordinador de Gestión. En el marco de la reforma del sistema de seguridad pública, la Asamblea Penitenciaria se desarrolló durante dos días en el Centro de Congresos y Exposiciones “Gobernador Emilio Civit”, con la participación de presos y sus familiares, agentes penitenciarios, jueces, ONGs, académicos, medios de prensa, que debatieron diversos temas por comisiones y cuyas conclusiones se remitieron al Poder Ejecutivo.

Como preparación para la Asamblea se trabajó durante el año en técnicas de diálogo con los internos y los penitenciarios, y desde la Subsecretaria de Justicia se creó la Red de Familiares de Presos, con el fin de reconocer la existencia de un actor social doblemente marginado, desconocido no sólo por politólogos que demandan una mayor base democrática sino también por los documentos internacionales de derechos humanos.

Este proceso de reforma penitenciaria contó con varios hechos significativos, como las cartas de presos pidiendo perdón a sus víctimas, publicadas en periódicos locales como también alguna de las respuestas por parte de las víctimas, el peregrinaje de los familiares de los presos por la cercanía del jubileo del año 2000, los agentes penitenciarios pidiendo mejoras para los presos y éstos para aquéllos, mediante una teleconferencia montada desde el sitio en el que se desarrollaba la Asamblea Penitenciaria, intelectuales y escritores mendocinos como Roberto Follari, Raúl Silanes y Rolando Concatti escribiendo en medios de prensa sobre la utopía del entonces Subsecretario de Justicia acerca de una sociedad sin cárceles y la fuerte crítica de un sector de la política.

Como parte de ese proceso de transformación y apertura a la sociedad del sistema penitenciario, se descubrieron en la cárcel de Boulogne Sur Mer cerca de cuatrocientos legajos de personas detenidas a disposición del PEN en la época de la dictadura, entre los que se hallaba el de un desaparecido y el del célebre escritor Antonio Di Benedetto.

La experiencia de la Asamblea Penitenciaria tuvo el visto bueno de Naciones Unidas, siendo calificada como una buena práctica de gobierno que mejora la calidad de vida de los ciudadanos, lo que muestra la sustancial diferencia entre esa política penitenciaria y, por el contrario, la que se volvió a implantar con posterioridad, merecedora de sanciones por parte de los organismos interamericanos de derechos humanos.

El libro muestra cómo la cárcel afecta también a los que se encuentran en libertad, y cómo estas experiencias no se limitan a mejorar la vida intramuros sino, además, a comprometer a otros actores sociales en procura de una política inclusiva de seguridad, tal como versa el subtítulo de la obra.

Un volumen que propone un puente entre la sociedad libre y el encierro forzado para disminuir los niveles de violencia en ambos mundos, más estrechamente relacionados de lo que se suele creer, como los autores lo demuestran. El lector podrá apreciar cómo se impulsaron estas prácticas novedosas y cómo se fueron superando los obstáculos que iban aparecieron

a medida que se avanzaba en el proceso de transformación, sin que se modificaran en lo más mínimo los lineamientos centrales de la nueva política penitenciaria.

Este trabajo de contenido teórico y práctico está dirigido tanto a juristas, académicos y políticos, como al resto de actores sociales que se interesan o sufren directa o indirectamente el encierro, y tiende a recuperar la memoria sobre experiencias creativas y pioneras que sucedieron en Mendoza, estimulando una mirada del sistema penitenciario respetuosa de las reglas del Estado de Derecho y vinculada a la sociedad libre, único modo de aceptar la legitimidad del encierro.

 

Comentar con facebook

No hay comentarios