De telenovela: un cura carismático, pero muy carismático

0
335
cura

En medio de una misa, una mujer se acercó al púlpito y le reclamó, a viva voz, al sacerdote “carismático” que confiese “lo que hay entre nosotros”.

Despecho o amor, endemoniada o picarón. Lo cierto es que lo vivido por decenas de jóvenes en la misa dominical de hace una semana en una iglesia de Guaymallén corre como reguero de pólvora. Tanto ha crecido el rumor, que el sacerdote, reconocido como “carismático”, ha tenido que dar explicaciones por la radio de la comundiad eclesíastica.

La situación fue así: en la misa dominical de los jóvenes, un grupo se preparaba para recibir la confirmación. Fue cuando una conocida vecina soltera de la zona se arrimó al púlpito en donde el sacerdote entregaba las hostias y, a viva voz, le pidió que reconozca “ante todos lo que hay entre nosotros”.

El respetuodo silencio se volvió un fuerte murmullo y el cura, rápido de reflejos, les pidió a todos que oraran para “expulsar al demonio” que, según su coartada, atacaba a la dama.

De rodillas y todo, los pibes y pibas escucharon el enardecido reclamo y ella, el cura y el demonio se fueron a seguir hablando a otra parte.

Cuenta el vecindario que se le escuchó al sacerdote dar nuevas explicaciones y pedir disculpas por la radio eclesiástica. Pero la gente es mala, comenta y, seguramente, también estará endemoniada, porque afirma que desde hace tiempo se rumoreaba que algo perturbaba la vida parroquial.

Esta semana que se inicia, seguramente conoceremos las explicaciones del hombre aquí también.

Fuente MDZ

Comentar con facebook

No hay comentarios