Deducciones familiares que puedes incluir en tu declaración de la renta

0
409

La familia no sólo es fuente de gasto, también permite acceder a deducciones en la declaración de la renta para pagar menos impuestos.

Deducciones familiares que puedes incluir en tu declaración de la renta

En la declaración de la renta existen unas cuantas posibilidades de obtener beneficios y una de ellas es a través de las deducciones familiares, que hacen referencia a los descendientes e hijos.

Entre algunas de las novedades que deberías contemplar en la declaración de 2015 se encuentran la ampliación de las deducciones por hijos, además de una deducción de 1.200 por familia numerosa. También se beneficiarán de esta misma cantidad las familias monoparentales.

A la hora de cumplir con tus obligaciones con la Agencia Tributaria, en la declaración aparecen los términos de ‘mínimo personal y familiar’, que hacen referencia a la cantidad de dinero que requiere el contribuyente y su familia para satisfacer las necesidad básicas y que no se tributan. La cantidad mínima del declarante estará determinada por la suma del mínimo personal del contribuyente, más los mínimos por descendientes, los mínimos por ascendientes y por discapacidad. Lo conveniente sería que el mínimo personal y familiar resulta lo más elevado posible porque de esa manera serviría para disminuir la base imponible.

Pero hay más aspectos en los que se puede deducir por descendientes, ya sean hijos, nietos y bisnietos, tan por consanguinidad como por adopción. Existe la posibilidad de aplicar el mínimo por descendiente en el caso de que el contribuyente tenga a su cargo a un menor acogido o bajo el sistema de tutela. Por su parte, no adquieren el rango de descendientes aquellos que cuenten con un vínculo de parentesco en línea colateral como pueden ser los hijastros o sobrinos.

Pero se necesita algo más que tener descendientes para beneficiarse de esta figura fiscal, ya que también es preciso reunir una serie de condiciones. Entre otras cosas exigen que el hijo tenga menos de 25 años, salvo los discapacitados con una minusvalía igual o superior al 33%, resida en el mismo hogar que el contribuyente, no gane más de 8.000 euros anuales el descendiente y además no debe presentar declaración del IRPF.

Las cuantías que se desgravan por cada hijo aumentarán a medida que crezca la familia del contribuyente. De alguna forma se pretende recompensar a los que tengan más descendientes. Por el primer hijo la desgravación será de 1.836 euros anuales; por el segundo de 2.040; por el tercero, 3.672 euros y por el cuarto y siguientes, 4.182 euros. A esto se le suma que los mínimos anteriores aumentarán en 2.244 anuales por cada niño con menos de tres años.

También te puede interesar:

Qué es el IPC y por qué te interesa saberlo

La paga: cuándo empezar y cuánto dar

Imagen de Flickr

Source: Salud

Comentar con facebook

No hay comentarios

Dejar respuesta