Descendientes de Hilario Cuadros piden que se proteja su legado

0
562

A 55 años de la muerte del célebre folclorista mendocino, sus descendientes y seguidores lamentan que sólo una escuela y una calle recuerden su nombre, y que dos esculturas hayan sido dañadas por vándalos.

Un día como hoy de 1956 fallecía en Buenos Aires el poeta, cantor y folclorista mendocino Hilario Cuadros. Aunque lo recuerda una calle en su departamento natal, Guaymallén, y una escuela de Lavalle, la familia directa y centros tradicionalistas quieren que el patrimonio que rodea al creador de Cochero e’ plaza tenga mayor exposición y que inclusive se intente crear un museo con objetos que le pertenecieron.

El impulsor de estas iniciativas, Carlos Cuadros (68), sobrino y ahijado del hombre nacido en Pedro Molina en 1902, recuerda lo poco que se hizo para proteger la casona donde vivió el cantor, solar que se ubicaba en Cañadita Alegre 42 (San José), en la unión de las calles: Bandera de los Andes, Hilario Cuadros y la lateral norte del Acceso Este. Esa construcción fue demolida en 1995, por razones de seguridad. Desde hace mucho se ubica allí una estación de servicios.

“Lamentablemente ese inmueble, tan caro a los sentimientos de generaciones de cuyanos, se perdió para siempre y luego pasó lo mismo con una palmera de aceptable tamaño que estaba en el costado norte del inmueble, y que era un vestigio del hogar de los Cuadros. Creo que a nivel municipal no se hicieron los debidos esfuerzos para proteger el forestal”, opinó Carlos, hijo del hermano menor del creador de Los Trovadores de Cuyo, Carlos Atilano Cuadros.

Sin embargo, las cuitas y las esperanzas del sobrino, y también del Centro Cultural del Cancionero Popular, que conduce Pedro Yanzón (72), se extienden a otros aspectos. Por ejemplo, que se reponga lo más rápido posible un busto antiguo del folclorista y que tuvo por lo menos dos locaciones y que ahora permanece en custodia en dependencias de la Dirección de Espacios Verdes de la Municipalidad de Guaymallén.

Otra de las esculturas de don Hilario estuvo ubicada en un predio que también se bautizó con su nombre, frente a la residencia demolida, en un ámbito que pertenece a los contornos del Acceso Este. Ya no hay nada allí. Ni nombre del sector ni busto.

La iniciativa de crear ese espacio y poner la escultura fue de Andrés Antonio Areco, ex decano de los locutores y defensor de la música cuyana. “El busto inicial -apuntó Carlitos Cuadros- desapareció por robo; posteriormente, se lo remplazó por otro, que fue llevado a un sector próximo al Monumento a la Virgen”.

Cabe acotar que en ese lugar se emplazó el Monumento al Policía en setiembre de 2010, en el bicentenario de la institución armada. “A los descendientes nos pareció perfecto, pero nada hubiera obstaculizado a que siguiera en esa locación la de Hilario, ya que al existir un destacamento policial, las dos esculturas hubieran estado protegidas”, agregó.

Como existía la posibilidad de que el segundo busto se hubiera perdido, se consultó a Pedro Yanzón, titular del Centro del Cancionero Popular, sobre su destino y también al director de Espacios Verdes de Guaymallén, Javier González. El primero vio la figura en esa dependencia municipal, y fue el funcionario quien explicó que será repuesta a la primitiva ubicación de Acceso Este y calle Hilario Cuadros, frente al sitio donde estaba la casona.

González adelantó que aprovechando el talud norte de la ruta nacional 7 (que allí se llama Acceso Este), se hará un mini anfiteatro con gradas naturales, césped y se reubicará el monumento. “Lo vamos a hacer pronto”, auguró González, sin definir fecha.

Otra idea de Carlos es volver a intentar la creación de un museo Hilario Cuadros. “Tendría que ser pequeño, con los objetos que poseen las hijas, las que tengo yo y otras donaciones. La base debería ser municipal, con apoyo de asociaciones folclóricas”, concluyó.

Fuente Los Andes

Comentar con facebook

No hay comentarios