El Bermejo; semillero de artistas donde surgió una apasionada escritora.

Rosana Gómez vive en Bermejo se desempeña como escritora no tanto de profesión pero si indiscutiblemente de vocación. Ha ganado concursos tanto a nivel local como nacional y tiene un gran compromiso con el arte literario.

0
595

Rosana es una vecina del Barrio La Micela ubicado en El Bermejo. Hace ya varios años que transita éste camino con las letras. Tiene una manera particular de expresar sentimientos y aunque se resiste a etiquetarse como escritora los múltiples concursos en los que ha participado y en los que también ha sido premiada lo confirman entre ellos en el año 2011 Otoño en Mendoza, en el 2012 Esa soy yo y en el 2013 Mujer y Trabajo, todos organizados por la Secretaría de la Mujer del Centro Empleados de Comercio de nuestra provincia. En esta entrevista nos permite conocerla.

¿Cómo definirías tu profesión?

Rosana: Siento que el término escritora es demasiado grande para mí prefiero decir que encontré en la escritura una manera de conocerme por dentro, de saber cuáles son mis miedos, mis límites, mis fortalezas y mis debilidades. Amo escribir y escribo porque es el medio que me permite expresarme.

La escritura es un lugar donde puedo ser yo misma y donde aprendo a aceptarme tal cual soy.

¿Cuándo surge este deseo por la escritura?

Rosana: Siempre he sentido deseos de escribir, desde muy pequeña, me anotaba en todos los concursos del colegio, en fechas especiales redactaba cartas para todos.

Me llamaba poderosamente la atención de qué manera algunas personas combinaban palabras para darle un sentido especial a lo que querían transmitir. Así fui jugando de a poco a conjugar palabras, ideas, sentimientos y luego fui incorporando rimas. Creo que a los 15 años nació mi amor por la poesía.

¿Qué sentimientos se manifiestan en ese proceso de creación?

Rosana: Por lo general es en mis peores momentos anímicos cuando más escribo, cuando más puedo expresar lo que siento y éste proceso además me ayuda a batallar con mis fantasmas ocultos, todos llevamos por dentro un arsenal de cosas que nos afectan y yo encontré escribiendo una manera productiva de sacarlas a la luz, para poder enfrentarlas y así resolverlas…digamos que escribir es también una terapia.

Frecuentemente escribís sobre temas que están relacionados con el área de las emociones. ¿Esto a qué se debe? ¿Los temas viene al azar? ¿O están relacionados con sucesos que te preocupan, conmueven?

Rosana: Los temas sobre los cuales me gusta escribir siempre tienen que ver con conflictos no resueltos o con temas tristes como un amor perdido, un amor prohibido, un pasado doloroso, con soledades, angustias, pérdidas. A veces porque me llegan y otras veces al azar. Trato de ser objetiva pero siempre hay un toque personal en todo lo que escribo y todavía no logro desprenderme de mi “yo” interno.

El contexto en el que vivís, El Bermejo ¿tiene alguna influencia o significa algo especial?

Rosana: Haber nacido en Guaymallén más precisamente en El Bermejo, creo que ha influido en mí de una manera especial. Hay muchos grandes artistas en éste lugar personas muy famosas, talentosas y creo que convivir con ellos en éste paisaje cultural ha hecho que me aferre más a lo que me gusta.

Por nombrar a algunos tenemos a Don Luis Quesada, Alberto Rosas, Ernesto Suárez y muchos más que dan a nuestro lugar, un toque especial de cultura y distinción. Y el tenerlos tan cerca hace que uno desde su humilde lugar quiera superarse día a día.

Rosana se despide dejándole un poema para disfrute de los lectores de Vecinos de Guaymallén.

DE REPENTE ( a mi madre )

De repente, todo el tiempo me cae encima,

y un dolor agudo lastima mi espalda,

de repente ya no estás, de repente ya no entiendo.

Me quedo indefensa e inmóvil

en medio de un mundo cada vez más inmenso

cada vez más vacío.

Camino hacia atrás, desandando el camino,

te necesito intacta,

te necesito conmigo…

quiero darte mi aire,

pero tampoco respiro.

Se me agolpan mil palabras

que carecen de sentido,

y te hago mil preguntas

o imagino que las digo,

poco a poco te voy soltando,

de repente te me has ido.

Sé que te veré.

Algún día me estarás esperando,

como al principio de éste cuento;

y volveremos a llorar las dos…

cuando volvamos a conocernos!

ROSANA ELIZABETH GÓMEZ

noelialeppez@hotmail.com

Comentar con facebook

No hay comentarios