El Nuevo Cancionero Cuyano vive en la Medialuna

0
891
cancionero cuyano

Un monumento recuerda el movimiento musical que nació en Guaymallén.

En la esquina de Pedro Molina y Costanera se emplaza erguida, desafiante, la obra de Elio Ortiz, esa que de ahora en más nos recordará a los mendocinos que allí, en ese lugar, están latiendo a mil los corazones cuyanos, esos que, desafiantes, lograron armar un movimiento artístico que trascendió las fronteras y que fue objeto de estudio y admiración en todo el mundo.

Es el Nuevo Cancionero que nació en Mendoza, de la mano de Armando Tejada Gómez, Mercedes Sosa, Chalo Sedero, Tito Francia, Mamadera Aragón, Oscar Matus y otros tantos que soñaban con que su canto se instalara en el pueblo y fuera de éste para siempre.

Por eso, nada mejor que la esquina de Pedro Molina y Costanera, frente al Cacique Guaymallén, que tiene las cenizas de Armando, Matus y Mercedes; esa esquina señera y tan mendocina que a partir de anoche tiene esta obra que nos devolverá el recuerdo de manera instantánea.

No hubo lluvia que contuviera tanta pasión. Estuvieron todos: Fabián Matus, Mildred Francia, Pocho Sosa, Jorge Sosa, Daniel Talquenca, Cacace-Aliaga, Fito Suden, el maestro Ceverino,  Carlos Levy y cientos de amantes y propulsores de la música cuyana que disfrutaron de las palabras y las canciones como si nunca las hubiesen escuchado.

La obra de arte fue provista por Mendoza Fundacional SA, que, interpretando el sentir del pueblo mendocino -su reconocimiento y admiración hacia estos artistas y al movimiento que fundaron-, decidió encomendar a un gran maestro la realización de un monumento que rescatara y pusiera en valor a la vista de todos este importante hito de la cultura mendocina. Así, el escultor Elio Ortiz emprendió la realización de la obra en base al trabajo de investigación de un grupo interdisciplinario de la UNCuyo, con asistencia del arquitecto Luis Orecchia. El proyecto contó con el apoyo de la Municipalidad de Guaymallén, el Gobierno de Mendoza a través de la Secretaría de Cultura, Fundación YPF y Fundación Mercedes Sosa.

Este proyecto fue declarado de Interés Cultural provincial por la Secretaría de Cultura del Gobierno de Mendoza.

La obra
La escultura lleva por nombre Las huellas de América y tiene como consigna homenajear a sus antepasados culturales, de la música y de las letras, y exaltar la Mendoza poética contemporánea, encarnada en el Nuevo Cancionero.

La obra presenta una marcada estructura vertical y de orden geométrico bifrontal, prisma rectangular que en la parte superior genera la mayor expectación del simbolismo: cinco plumas se apoyan en el vértice del prisma y a su vez se advierte hacia abajo una ventana que transparenta su frontalidad, donde fluirá agua que descenderá por las grecas escalonadas hasta llegar a la base del monumento, como la lluvia. Esta caída representa el canal que hoy lleva el nombre de Zanjón Cacique Guaymallén.

En total, fueron casi 120 minutos de canciones y palabras, de emociones y recuerdos, de promesas y acciones, que permitirán que una parte de la historia de Mendoza se establezca en una esquina.

Ojalá se imite en muchos lugares más.

Fuente MDZ

Comentar con facebook

No hay comentarios