La Justicia intervino en el basural de Puente de Hierro

0
447

Gracias a una decisión de la Justicia, se construye un cierre perimetral. El objetivo es ordenar la actividad y transformarlo en planta de tratamiento.
En un hecho sin antecedentes en la provincia, la Justicia mendocina buscó una solución al grave problema que presenta la acumulación de basura a cielo abierto, pero sin llegar a que el planteamiento judicial se transforme en un pleito que podría llegar a demorar años.

Con la predisposición de todas las partes involucradas, se logró no sólo dar respuesta al reclamo inicial, sino que encontró una solución para el “negocio de la basura”.

Al despacho del 12º Juzgado Civil, llegó un amparo promovido por la Asociación Ambientalista Oikos (asociación civil sin fines de lucro, para que la Justicia tomara medidas “para minimizar tanto los efectos del impacto ambiental como para evitar el ingreso sin control de personas, y en particular niños (con el riesgo latente de contraer enfermedades), al basural de Puente de Hierro.

En este caso, el juez, Oscar Eduardo Vázquez, tomó una decisión que no muchas veces son utilizadas por los magistrados. Concurrió al basural de calle Severo del Castillo, en plena zona rural.

Y ahí, en el mismo escenario “a cielo abierto”, reunió a todas las partes involucradas y buscó una solución “rápida”, como para contrarrestar aquella frase tan trillada -y muchas veces cierta- sobre la lentitud de la Justicia.

Inicio de trabajos

Al explicar lo realizado en ese expediente diferente, el magistrado señaló: “Se trabajó en conjunto entre la asociación denunciante, la municipalidad de Guaymallén, la asesoría de Gobierno, la Dirección de Protección ambiental, la Fiscalía de Estado y el juzgado”.

Confió en que se realizaron varias audiencias, en busca de evaluar las “soluciones técnicas, económicas y también sociales”, para el “negocio de la basura”, que como se conoce es una fuente de trabajo para numerosas familias de la zona.

Y superado los tiempos electorales (como lo es este año), los problemas económicos de presupuesto y el llamado a licitación, se logró llegar a un acuerdo “de parte”, como diría un abogado del foro y de inmediato se comenzó a trabajar sobre un cierre perimetral, la construcción de una casilla de control y una torre de vigilancia. “Tareas que están a la vista y con ello -explicó el juez- se ordenará el ingreso y egreso de las personas que allí trabajan”.

Paralelamente se estableció un sistema de informes y monitoreo para conocer el avance de las obras. La primera se concretó hace unos días. Y ahí, junto al magistrado, estuvieron todas las partes involucradas. Recorrieron el lugar, oportunidad en que pudieron observar no sólo cómo se trabaja para cerrar el basural, sino la tarea de aquellos que han hecho de la actividad su medio de vida.

Una vez terminada esta etapa, quedará pendiente la parte más difícil: convertir el basural en una verdadera planta de tratamiento de residuos sólidos urbanos.

Inédito en la provincia

El juez destacó que este tema es inédito en la provincia.Y lo reafirmó al señalar que “no sólo por el tratamiento de residuos, sino porque está demostrado que en materia ambiental, el Poder Judicial puede ofrecer un ámbito para el diálogo y soluciones consensuadas, cuyos resultados son superiores a los que se han visto en otros lugares del país.

Y puso como ejemplo el “famoso” amparo por el Riachuelo en Buenos Aires, que ya lleva años de desgaste judicial sin que se logren avances significativos.

Aquí y ahora la búsqueda de soluciones rápidas fueron posibles. Empezando por Oikos, que con su presentación buscó defender a los vecinos de lugar y delimitar claramente los posibles daños. La tarea del municipio y los organismos provinciales, que en lograron el dictado de los instrumentos legales necesarios a fin de disponer de los fondos que están permitiendo llevar a cabo la obra.

En el final de la charla con el juez Vázquez, sirvió para que compartiera lo que, posiblemente, le pase a muchos: “De la basura lo que más conocía era la bolsa que cada uno saca de casa y el recolector que después se la lleva”.

Ahora, después de abrir el expediente y visitar el lugar, reconoce que el tratamiento de residuos, es una actividad por demás compleja y que si bien aún queda mucho por hacer, ahora se “ha logrado un importante avance en el ordenamiento y resguardo de la propia fuente de trabajo y, principalmente, en el cuidado de la salud de sus hijos y las familias vecinas”.

{tab=Tres plantas de tratamiento}La recolección y el tratamiento de residuos es una tarea que ha sido poco y hasta mal considerada. Paralelamente, el manejo de lo que producen las sociedades es un problema no resuelto en la mayoría de las ciudades de nuestro país.

Según los expertos, Argentina produce anualmente más de 12 millones de toneladas de basura, las cuales son dispuestas en rellenos sanitarios o basurales a cielo abierto. En el caso de basurales, se agrega frecuentemente la práctica de quemar los residuos, constituyéndose en una fuente de emisión de sustancias tóxicas para el ambiente y la salud humana.

Para revertir esta situación, en el Valle de Uco, se construyó una planta siguiendo los lineamientos del Plan Provincial de Residuos Sólidos Urbanos, originado en la Dirección de Protección Ambiental.

Se nutre de los residuos de Tunuyán, San Carlos y Tupungato y se encuentra organizado por un consorcio destinado a la gestión de los residuos que posee un “relleno sanitario”, donde se destacan, entre otras mejoras, el control de líquidos generados por la descomposición de los residuos orgánico y el venteo permanente de gases. La plata se encuentra en la localidad de Capiz, dentro del departamento de San Carlos.

En la Municipalidad de Las Heras, existe en El Borbollón, un “vertedero controlado”, con cierre perimetral, donde cuenta con un control de acceso y pesaje de camiones.

La basura se compacta diariamente.Mientras que la Municipalidad de Maipú, cuenta en la zona de Barrancas, con una planta de “separación de residuos”, que emplea separadores formalmente que compactan y enfardan los residuos por tipo: cartón y papel, plástico, telas o vidrio. Algo similar se pretende hacer en Puente de Hierro de Guaymallén y la comuna de Godoy Cruz quiere instalar una planta en el oeste.
{tab=Las Claves} Denunciante: Asociación Ambientalista Oikos

El problema: El basural de Puente de Hierro que funcionaba sin control

Juzgado: 12° Civil

Juez: Oscar Eduardo Vázquez

Participación necesaria: Municipalidad de Guaymallén, Asesoría de Gobierno de la Provincia, Dirección de Protección Ambiental y Fiscalía de Estado.

La solución: Se comenzó a construir un cierre perimetral en toda la extensión del terreno, además de levantar una casilla y torre de vigilancia que permitirá el ordenamiento de ingreso y egreso de las personas que allí trabajan.

Fuente Los Andes

Comentar con facebook

No hay comentarios