Lo secuestraron y lo obligaron a que les arreglara la casa

0
310

Un jubilado de 77 años denunció que una pareja, luego de secuestrarlo, lo obligó a que hiciera de albañil en una casa por 48 horas. Los secuestradores, con antecedentes por drogas, quedaron detenidos ayer

La Oficina Fiscal 8 de Guaymallén investiga un caso de secuestro que le va a costar encuadrar: no fue extorsivo ni virtual ni express ni nada parecido; un hombre fue raptado por una pareja que lo tuvo cautivo por 48 horas con la finalidad de que la víctima hiciera tareas de albañilería en la casa.

El caso, del que no hay demasiados antecedentes, comenzó a gestarse el 3 de setiembre a las 12.30 cuando Samuel Chauque, un jubilado de 77 años, caminaba por una calle de San José y fue interceptado por una pareja que se movilizaba en una Ford Ranger color gris de la que bajó un hombre de 39 años y obligó a Chauque a subir.

Las siguientes 48 horas de este jubilado, que estuvo denunciado como desaparecido, fueron un tormento laboral: según denunció una vez que lo dejaron libre, la pareja compuesta por el hombre de 39 años y una mujer de 41 “lo obligó a hacer tareas de albañilería en la casa donde lo mantenían secuestrado”, según contó un integrante de la Unidad Investigativa de Guaymallén a este diario.

Desaparecido

Mientras Chauque era obligado a hacer de albañil (oficio que no conocía pero en el que en dos días avanzó bastante), su familia, que vive en calle Rivadavia al 900 de San José, hizo la denuncia de averiguación de paradero en la Oficina Fiscal 8 de Guaymallén.

Sus allegados tenían para ellos que el hombre se había extraviado.

De ese modo, mientras Chauque era buscado como perdido por sus familiares, se dedicaba a lijar puertas y pintar paredes en la casa de los dos desconocidos.

“Cuando acababa la obligada jornada laboral del jubilado, le daban un plato de comida y lo hacían dormir en un colchón en el piso”, siguió la misma fuente consultada.

El aviso

Los pesquisas creen que la pareja dejó en libertad a Chauque una vez que su cara se vio por el Noticiero 9, el jueves por la noche: en el aviso se pedía por el jubilado al que consideraban un perdido. ”

Así fue que la misma noche del jueves, la pareja dejó en libertad al hombre que llegó como pudo a la casa de sus familiares y contó el secuestro”, tal como afirmó un sabueso de la Unidad Investigativa.

Luego de comprobar que Chauque no presentaba heridas y que su estado era bastante saludable, en la Fiscalía de Guaymallén se le permitió que fuera a dormir a su casa y que al día siguiente contara con detalle su secuestro.

De ese modo, el jubilado llegó a la Oficina Fiscal ayer por la mañana y dijo dónde había estado: es una zona cerca del cementerio de Guaymallén”, les informó a los policías: hacia allá fueron y dieron con la vivienda donde estuvo obligado a hacer de albañil: “es una casa de calle Roca al 6000, donde, efectivamente, dimos con dos personas (un varón de 39 años con antecedentes por drogas) y una mujer de 41 que además contaba con un pedido de captura de parte de la Justicia Federal y la Ford Ranger gris”, indicaron los pesquisas. Los dos apresados fueron imputados por privación ilegítima de libertad.

Además, en la vivienda en cuestión se hallaron elementos probatorios como el colchón donde Chauque durmió y las lijas, cepillos y pinceles que le obligaron a usar para que dejara la casa de sus secuestradores en buen estado.

Desde la Oficina Fiscal 8 no desmintieron el caso pero indicaron que no darían información por que la causa se encuentra “en estricto secreto de sumario”.

Fuente Los Andes

Comentar con facebook

No hay comentarios