Reeditan la obra de Vicente Carubín

0
1107
Don Vicente Salomón Carubín

Vicente Carubín, durante años, publicó artículos y ensayos tanto en Los Andes como ‘La Palabra’ y ‘La Tarde’. También, en las revistas culturales ‘Mundo Argentino’, ‘Crítica’ y ‘La Quincena Social’.

Sara Carubin Marienhoff, su hija, reeditó las obras “Ansiedad” y “Comentarios, Relatos, Ensayos” (1938) del escritor  Vicente Salomón Carubin (1894 – 1968).

Nació en San Juan en 1894, donde pasó su infancia, y luego la familia se trasladó a Mendoza. Fue un lector apasionado y dedicó su vida al periodismo y la literatura. Formó parte del grupo de intelectuales de su época conocido como ‘Poetas regionales’. Falleció el 22 de octubre de 1968.

De su novela ‘Rina’, asegura Sara, no quedó ningún ejemplar. En 1938, publicó ‘Ansiedad’ en la editorial de don Gildo D’Accurzio, poemario que se reedita este año a través de Dunken. Sus Retratos, Opiniones, Leyendas y Narraciones, escritos entre 1929 y 1940, permanecían inéditos. Ahora, bajo el título de ‘Comentarios’, completan el libro que le dedica su hija Sara Carubín Marienhoff.

‘Ansiedad’ recibió, en su momento, diversos comentarios. Rescatamos el que escribió Gastón Figueira, de Montevideo: “He leído las páginas de ‘Ansiedad’ con interés creciente. Valoro mucho la prosa de los verdaderos poetas, porque en ella logran, muchas veces, decir sus ideas emocionales con más libertad que en los versos. Y, a fin de cuentas, hay prosas -como la suya- más musicales, más ágiles que muchos versos de la métrica clásica. Pero no es la musicalidad de su prosa el valor más destacado, a mi juicio, de su libro: es su hondura, su intensidad emotiva y esa atmósfera de fino y auténtico lirismo que envuelve todas sus páginas, dándoles verdadera jerarquía estética”.

Sara Carubín de Marienhoff, poeta y novelista, presentó ‘Ansiedad’ en la reciente Feria del Libro de Mendoza. En sus palabras, la autora de ‘Toribio Alarcón, el dueño’, dejó en claro la dificultad de alejarse emotivamente de su padre y escribir con objetiva subjetividad, sobre su trabajo literario.

Reproducimos textualmente: “El propósito de comentar libros de mi padre es antiguo en mi sentimiento. Sin embargo, cada vez que iniciaba esa tarea, me parecía la más difícil intentada por mí. La responsabilidad parecía enorme, aunque algo muy fuerte me instara a su realización.

“En el prólogo de la novela ‘Tamara’ (1999) transcribí ‘Ansiedad’ atribuyendo su autoría a uno de los personajes relevantes de la trama, Aziz Lielén. No sólo resultó placentero, sino sencillo.

“El trabajo arduo de mi escritura lo realicé con este tomo. No sentía seguridad, como si pisara un lugar donde no me asistiera ningún derecho. Cada glosa, comentario o reflexión convertían su lugar en el texto, en llamadas de atención. Realicé investigaciones de las citas, de hombres y mujeres de la historia, ya que el autor no refiere pensamientos completos, sino similitudes de quienes cita, con los protagonistas de sus escritos.

“Bibliografía de hechos y mitos que abundan en su libro de ensayos, fueron aclarados en la última página en fuentes consultadas, acerca de datos biográficos, lista de obras y comentarios.

“Ahora está convertido en un texto. Su amado rostro en la tapa, para hollar caminos que desconozco. Percibo cierto alivio por el trabajo finalizado, que resguarda mi tímida paz.

“No es simple la escritura respecto de obras paternas. Se confunden las alternativas. Sólo quiero que su obra, de límpida prosa y una belleza que adviene de su erudición y capacidad, se plasme en una nueva edición.

“Mis manos y mi mente, a su servicio, renuevan la poesía de sus figuras, la honestidad de sus comentarios, tanto históricos como de personajes literarios relevantes o legendarios, breves biografías, artículos periodísticos de opinión y crítica.

“Se encuentran historias de seres que modificaron la cultura y el mapa del mundo, como Napoleón, Sarmiento, Enrique Heine, la mística poesía de Amado Nervo, obras de Stephan Zweig, José Enrique Rodó, personajes de la Revolución Francesa, un original artículo sobre nuestra Revolución de Mayo, escritores y filósofos.

“Esta obra, inédita, conforma una galería de pensamientos, con citas que obligan al lector a aunar su tiempo con aquél del escritor quien, desde Mendoza, recorrió el mapa de la cultura y la literatura universales, entre los años 1920 y 1940 del siglo pasado.

“Ha sido una experiencia inquietante, enriquecedora desde la ejercitación de un trabajo difícil, hasta la vivencia, cálida y tierna, del amor, perdurable por siempre, que no reconoce pérdida. A través de esta edición, pretendo honrar a su generación, que brindó sus ideas, poesías, escritos, novelas y todo tipo de literatura.

“Fueron llamados ‘escritores regionales’, amantes de su terruño, en las primeras décadas del siglo XX, que dejaron la impronta de sus obras, no para archivo, sino lectura y reconocimiento, fuentes de saber, talento literario y amor por la tierra que los contuvo.

“Nombres que guarda mi memoria, de los cuales citaré a Alfredo Bufano, Ricardo Tudela, Alfredo Goldsack Guiñazú, Vicente Nacarato, Serafín Ortega, Lázaro Shallman, Alejandro Santa María Conill, Rafael Mauleón Castillo, Enrique J. Acevedo y Américo Calí.

“Embarga mi ánimo una emoción agradecida y profunda con la actuación de sus nietos y bisnietos. A nada se negaron. El nieto más joven no lo conoció, tampoco sus bisnietos y dos tataranietos, que no viven en Mendoza. Sintieron que algo importante para la familia iba a suceder. Asumieron que éste era un compromiso con sus raíces. Que portaban, como en cada grupo familiar, frutos diversos de esa raíz. Por esto, más la presencia de ustedes, mi recuerdo de este momento perdurará, hasta que también integre la familia desde otra dimensión que, aunque cubierta de misterio, engalana mi esperanza.

“La tranquilidad que advino cuando publiqué este libro, me otorga, también, cierta certeza. Me da fuerzas para creer que, al fin, hice lo que siempre fue mi deseo: con las herramientas que manejo, sencillamente, honro la memoria, la obra silenciosa y la vida de mi padre, don Vicente S. Carubín”.

Fuente Los Andes

 

Comentar con facebook

No hay comentarios