Vicente Toscano, un Luthiers mendocino…

0
896

Esperaba encontrarme con una persona bastante mayor, sin embargo me abrió la puerta de su casa un joven de treinta y pico de años, simpático y querendón que inmediatamente me invitó a pasar. Por Rosana Gaitán

Me sorprendió la cantidad de bandoneones que tiene en su estar, así que allí me puse a mirar quizás remontándome un poco al tiempo del tango y compadrito.

Inmediatamente nos sentamos y su actitud amable invitó a tener una entrevista relajada y muy amena. Su nombre es Vicente Toscano, lleva el mismo nombre que su padre y heredó el mismo oficio: Luthiers.

¿Qué es un Luthiers?- Pregunté – “Es una persona que construye y repara instrumentos y, aunque esta palabra estaba destinada solo a los artesanos, hoy el termino se aplica genéricamente”.

Desde los ocho años ya acompañaba y colaboraba en las tareas que Vicente padre realizaba en el taller de fabricación y reparación de bandoneones, aunque también era reparador de relojes.

Estudió música y junto con el oficio heredado fue perfeccionándose en todo lo que tenía que ver con el bandoneón y esos sonidos maravillosos que surgen de esa caja negra.

El bandoneón es un instrumento que se inventa en Europa, más exactamente en Alemania a mediados del Siglo XIX, fue creado como un órgano portátil muy ligado a la iglesia, para la tarea de evangelización, de allí su sonido sacro y melancólico único. Los inmigrantes lo trajeron al Río de la Plata y allí fue adoptado por músicos de la época para incluirlo en el Tango. Hoy en día se lo liga mayormente a este género aunque también es muy popular en el Cuarteto, Chamamé, entre otros. Es probable que sea en Argentina donde existen actualmente mayor cantidad de bandoneones de fabricación europea, por ello turistas e interesados suelen venir a adquirir, a veces por un precio irrisorio, los tan buscados instrumentos.

Dicen que el bandoneón está a punto de extinguirse y esto se piensa porque las fábricas alemanas cerraron, existe poco personal calificado para tal tarea, y los pocos que existen muchas veces han pasado por manos no expertas que han echado a perder el instrumento.

Vicente Toscano es el primer Luthiers de Mendoza que ha fabricado en su totalidad un bandoneón. Comparte esta pasión con su esposa que lo ayuda y acompaña en este proyecto monstruoso, por lo interesante y novedoso.
Hablamos de una empresa familiar, radicada en San José, Guaymallén.

Sueña generar en Mendoza una gran movida con ese hermoso instrumento que de paso tomó entre sus manos en un momento de la conversación e hizo sonar acordes y melodías, emocionándome hasta las lágrimas, sueña además que Mendoza sea un referente para la compra y reparación de estos instrumentos, sueña fabricar otros más pequeños, más livianos, para que niños y jóvenes puedan estudiar ya que al ser tan escaso el número de estos aparatos musicales, los estudiantes deben practicarlo sobre un papel, sueña que en la Universidad exista la cátedra de Bandoneón. Sueña.

El Gran Luthiers mendocino trabaja todos los días en su taller, en forma anónima, Vecinos de Guaymallén on line quiere hacerle un homenaje para que toda Mendoza lo conozca. Tenemos cerca de nosotros un personaje con una actividad que puede resultar un aporte riquísimo a la cultura de la provincia y al turismo.

Por último cuando le pregunté: “ ¿Vicente, cuál es tu mayor anhelo?

Me respondió con lágrimas en los ojos: “Que mis sueños puedan hacerse realidad”.

Comentar con facebook

No hay comentarios